Activos: Ángel Cano, despertador de conciencias

Autor/a: el 13 septiembre, 2010

Volvemos con personas activas que son activos de nuestra sociedad. En este caso, Ángel Cano, director del ciclo de cine y debates Despierta! El Planeta te necesita y del festival Emisióncero. Como ya escribimos aquí la semana pasada, el ciclo empieza en próximo miércoles con una jornada en la que se podrá ver y escuchar a Teresa Ribera, Secretaria de Estado de Cambio Climático, y Phil Jones, climatólogo de postín que estuvo en el foco durante eso llamado Climagate (aquí, una entrevista con él en El País). Ángel, además, es presentador oficial de The Climate Project Spain, propietario de un restaurante de comida sana y vegetariana, La Isla del Tesoro, padre reciente, buen amigo y baterista desaprovechado.

angelcano

¿Por qué un festival de documentales y sostenibilidad? ¿Es el cine el vehículo ideal para la concienciación?

Los documentales permiten analizar un tema en profundidad, muestran todos los matices, opiniones y argumentos necesarios para que comprendamos la dimensión del asunto en cuestión. Vivimos en la sociedad de la imagen, la gente está acostumbrada a entretenerse con la televisión y el cine, los documentales que nosotros ponemos son muy entretenidos, son los más galardonados, muestran soluciones, no sólo los problemas. Creemos que de esta forma la gente estará más predispuesta a conocer lo que es la sostenibilidad e involucrarse en el cambio. Cuando uno comprende, reacciona. Creo en el corazón de la gente, en su espíritu y su fuerza.

Hablar de cambio climático y medio ambiente es quizás quedarse a medio camino. ¿Hay que dar una visión global de la sostenibilidad?

Luchar contra el cambio climático es el mayor reto al que nos enfrentamos, otros problemas que ahora nos preocupan no son nada en comparación con lo que este significa. Creo que la sostenibilidad es un concepto aplicable a todas las facetas de la actividad humana. Vivimos un momento en que esta actividad está en crisis, crisis en plural. No sólo es económica sino también de valores, alimentaria, energética y medioambiental. Tenemos de repensar nuestra vida para salir de estas crisis, repensarla en todos sus aspectos, cómo nos movemos, cómo construimos, cómo producimos y, por supuesto, cómo pensamos. El concepto de la sostenibilidad aporta un nuevo abanico de soluciones para enfrentarnos con éxito a estos problemas y es la única manera de enfrentarnos al cambio climático porque la evolución de éste depende de nuestra forma de vida. Si desarrollamos un sistema energético y formas de transporte más limpios, si dejamos de quemar la selva para alimentar vacas, si controlamos la sobrepesca, la contaminación del océano, si cuidamos el medioambiente seremos más sostenibles pero, sobre todo, estaremos mejorando las expectativas de las nuevas generaciones. Todo es interdependiente, está conectado, lo que hagamos ahora decidirá el futuro.

Hay quien sostiene que el mensaje ambientalista está dejando de calar, ¿crees que es así?

Que se lo pregunten a los que sufren inundaciones, esos si están calados… El problema es que todo lo medimos por el dinero y ahora el dinero no fluye, por lo que nuestra atención se centra en eso. Es fundamental que la crisis financiera se solvente, que haya más trabajo y vuelva la confianza. Y creo que esa recuperación vendrá de la mano de conceptos ambientalistas. Nunca ha habido mayor concienciación medioambiental como ahora, la RSC de las empresas, las leyes europeas que vamos a ver muy pronto y la actitud de la gente responden a una nueva comprensión de nuestro impacto en el entorno. Y va a ir a más, el cambio climático y otros problemas medioambientales van a seguir ahí y van a crecer, obligándonos a tomar medidas, a “mojarnos”. Cuidar el medioambiente, ser más sostenibles, implica crear nuevos empleos, en la industria, en la construcción, en la agricultura. Como decía Einstein, no podemos solventar un problema usando la misma forma de pensar que lo creó, estamos frente a una oportunidad de reactivar la economía aplicando la ecología. Hay de reconocer que mucha gente tiene un pensamiento demasiado conservador y no quiere que nada cambie, aunque nos hundamos, además el poder de los intereses creados puede llevar al traste esta oportunidad. Es otro reto a superar, convencer a la gente que el poder de las corporaciones que quieren perpetuar un sistema insostenible debe limitarse. Que debemos buscar una sociedad más justa donde no prime el beneficio económico sino la felicidad de la gente. De esto se habla mucho hoy, más que nunca.

Como consecuencia del deshielo del Ártico, salta la noticia de que las petroleras corren a explotarlo y los medios lo tratan como si tal cosa, ¿crees que deberían mojarse más en estos asuntos?

Los medios sólo reflejan la pasividad de la sociedad. Su misión es informar, la nuestra luchar contra lo inadecuado. Es inevitable que sigamos usando petróleo y que los países y las empresas sigan extrayéndolo. Aunque no nos guste, aunque sea un riesgo medioambiental, dependemos de nuevas extracciones para que el precio del petróleo no sea desorbitado. No podemos evitar nuevas prospecciones mientras llenemos nuestros depósitos a diario. Todos somos cómplices. Tenemos que cambiar entre todos esta tendencia suicida, exigir a los gobiernos para que legislen y se busquen alternativas al petróleo. Que nos empujen a cambiar los motores de nuestros coches, camiones, aviones, que impulsen las energías renovables y salgamos de la cultura destructiva del petróleo.

Estuviste en Copenhague y eres de los pocos que volvió con una visión optimista de la cosa, ¿crees que es posible el acuerdo internacional? ¿Será de toda la comunidad o entre potencias? ¿Te atreves a apostar por una fecha?

El mundo de la política ha apostado por llegar a un acuerdo y no va a parar hasta llegar a él. Sencillamente porque nos estamos jugando todo por lo que hemos luchado generaciones y generaciones. Este estado del bienestar está en peligro y todos los que deciden lo saben y están trabajando en ello. Es muy difícil ponerle fecha porque cada país es diferente, se gobierna de forma diferente y su equilibrio de fuerzas interno hace que cada uno lleve un ritmo, sin embargo se están produciendo avances importantes y hay que seguir presionando para que no sólo lleguen a un acuerdo, sino que lo cumplamos todos los países. Nos queda un largo camino.

De todos modos, a veces esperamos que asuman las responsabilidades las empresas y los gobiernos, sin dudad tienen que hacerlo, pero ¿podemos ir ocupándonos cada uno de algo?

Eso es lo más importante, no esperar que ningún mesías nos salve, levantarse del sillón y actuar. Aceptar que sin nosotros ningún cambio será posible. Dedicamos nuestro tiempo y dinero a vanalidades, como si no pasara nada, como si el agotamiento de recursos o la destrucción de la Amazonia no fueran relevantes, como si no nos fueran a afectar. Hay que informarse bien y actuar en consecuencia. Cuando te informas comprendes que tus actos, y tu inacción, importan, son claves. El egoísmo nos está llevando al desastre. Usamos el coche, viajamos en avión, gastamos energía y compramos más de lo que lo necesitamos. Comemos en exceso, a veces, animales en peligro de extinción como el atún rojo. Todos contaminamos y derrochamos, tú, yo y los que nos leen. Y muy pocos nos quejamos de los abusos del sistema. Si cada uno reflexionáramos y redujéramos nuestro impacto ganaríamos mucho. Y además, insisto, tenemos que exigir a nuestros gobernantes que legislen para que cese el despilfarro. Debemos unirnos en estos temas y dejarnos de partidismos. Esta sociedad ha logrado grandes cosas cuando ha trabajado unida. Y esa unión sale de la comprensión de cada individuo de su responsabilidad como consumidor y ciudadano.

Quizás sea interesante motivar al cambio no sólo resaltando los beneficios eco del asunto sino el aumento de nuestra felicidad que nos daría un cambio en nuestros hábitos de consumo.

Cuando queremos vivir mejor, ¿qué hacemos? Buscamos una casa en el campo o nos vamos junto al mar. Nuestra felicidad está muy ligada a la naturaleza. Sabemos que el mundo sería mejor si cuidáramos el medio ambiente. Lo que ocurre es que viviendo en edificios de cristal y hormigón, rodeados de cemento y esclavizados por el trabajo y la vida social de la ciudad, se nos olvida que la felicidad no es eso. Estamos tan cómodos tirados en el sofá, engordando, dejándonos llevar por las modas, la publicidad, el qué dirán, que salir de ese circulo vicioso implica salir del rebaño. Pocos se atreven. Por eso creo que tenemos que hacerlo todos juntos, cambiar el sistema desde dentro del sistema, para que el sistema nos haga felices y proteja la naturaleza. Se puede hacer, sólo tenemos que cambiar las reglas para que no ganen sólo los poderosos, sino que ganemos todos, incluida la naturaleza. Tenemos que apostar por otros parámetros de vida. Existen, están ahí y son muy válidos. Desde la Asociación Cultural Despierta no vamos a decir a la gente cómo vivir, sólo vamos a mostrarles soluciones e ideas para que cada uno elija.

¿Qué nos puedes contar de Emisióncero? Próximas ediciones, contenidos…

Realizamos dos tipos de eventos, Despierta! El planeta te necesita se centra en aclarar porqué es importante cambiar nuestra forma de hacer las cosas y Emisióncero que se centra en dar soluciones. En ambos nos apoyamos en documentales y expertos para desarrollar los temas. Del 15 al 19 de septiembre celebraremos un Despierta! en La Casa Encendida de Madrid, del 1 al 5 de octubre haremos un Emisióncero en Valladolid y del 27 de noviembre al 5 de diciembre otro en Sevilla. Los contenidos los volcamos en www.asociaciondespierta.org y en www.emisioncero.net. Espero que podamos seguir celebrando más eventos así, a la gente les encanta y muchas personas me han escrito diciéndome que después de asistir a Emisióncero habían cambiado de vida, que son más conscientes y felices. Es muy reconfortante.

Compartir

 

1 comentario

  • […] This post was mentioned on Twitter by ¿Y por qué no…?, Gana Dinero en Casa. Gana Dinero en Casa said: Activos: Ángel Cano, despertador de conciencias: Dedicamos nuestro tiempo y dinero a vanalidades, como si no pasar… http://bit.ly/99uyfU […]

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *