Altos directivos, filósofos y RSC: una oportunidad para el cambio

Autor/a: el 22 febrero, 2010

El viernes 19 se celebró la cita anual que el  Club de excelencia en responsabilidad organiza anualmente. Se trata de las Jornadas sobre la Responsabilidad Corporativa para la alta dirección de empresa que este año se celebró bajo el tema “Contribución de la Responsabilidad Corporativa a la Recuperación Económica”. Una oportunidad para la reflexión y el debate sobre el papel de las grandes empresas en materia de RSC.

Entre los ponentes destacaron Francisco Román (Presidente Consejero Delegado de Vodafone España), el ex ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, y el filosofo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Javier Bustamante. Gracias a ellos confieso que la jornada resultó aprovechosa y más que eso, alentadora.

Es curioso como ha cambiado y como esta cambiado el mundo de la RSC para las empresas. Ha pasado de ser un departamento que había que tener, casi por obligación, a ser un eje fundamental en casi cualquier empresa. Hoy en día las empresas están hechas en un 80% de intangibles, es decir, sobre baremos como la reputación, la imagen, la percepción de su empresa por parte de terceros ( la sociedad, los trabajadores, los agentes sociales…). Dentro de ese intangible, la RSC desarrolla con una función clave, demostrando que no se trata de una simple moda sino de algo que cada vez tiene más valor tanto para las empresas como para los grupos de interés.

Tal y como apuntó  Francisco Román “la sensibilidad hacia estos temas crece cada día y por tanto la oportunidad es mayor, por lo tanto escuchar a los grupos de interés de las empresas es fundamental para generar una buena política de RSC“. Bien, pienso, vamos por buen camino y continúo escribiendo notas en mi, por supuesto, bloc reciclabe. Por cierto, creo que fue en este momento cuando me di cuenta de que debía de ser la única persona en toda la sala que escribía por las dos caras del papel…

Jordi Sevilla llegó y arrasó. Elaboró un articulado discurso sobre la importancia de generar una economía sostenible, es decir, la importancia de cambiar el modelo económico actual, basado en explotar los recursos naturales hasta que se agoten, a un modelo económico que se plantee cómo tratar los recursos naturales sin agotarlos. Y apuntó hacia la innovación como la solución para que la tecnología de la producción nos permita incorporar sostenibilidad.

Para ello es importante que se produzca un cambio de concepto en el mundo empresarial; pasar de una economía cuantitativa a una economía cualitativa. O lo que es lo mismo, abandonar el modelo económico de producción basado en el precio (en producir más cantidad y más barato) y en la explotación de los recursos limitados, para adentrarse en el terreno de lo cualitativo, es decir, en hacer las cosas mejor utilizando recursos como el talento, la calidad o la innovación, que además son ilimitados.

Y destaco la frase: “sobre la base de la calidad puedes hacer siempre mejoras, sobre la cantidad hay un límite“. Desde luego -pensé- las empresas deben analizar su modelo productivo para localizar aquellos eslabones de la cadena que ni son sostenibles y ni con el tiempo serán rentables.  Adelantarse en este terreno, es apostar sobre seguro y ganar.

Finalmente  hago una rápida mención al filófoso Javier Bustamante que cerró la jornada con breves pinceladas sobre la importancia de unir dos conceptos: la ética, que nos dice cómo debemos comportarnos, con la economía, que nos señala como nos comportamos en realidad.  Señalo muy brevemente algunas citas que personalmente comparto y creo encierran algo de luz: “Insertar valores éticos en el trabajo es insertar motores para la innovación“, “es fundamental conocer los intereses y el pulso moral de la sociedad en donde la empresa se mueve“, “no puede existir una contradicción entre la ética de las empresas y la ética de las personas“, “en nuestra sociedad, y con ella las empresas, hemos pasado de preguntarnos un “por qué?, a “¿para qué?”, “es fundamental recuperar la convergencia de la ética con la economía”, y finalmente una reflexión “Las estrategias de una persona bondadosa y de un empresario egoísta pero que sabe bien cuáles son sus intereses empresariales, no son estrategias tan diferentes”. Ahí queda eso, que lo disfrutéis.

blog_fabrica


Compartir

 

1 comentario

  • Interesantísimo artículo.

    Siempre es esperanzador ver que hay movimientos en las clases dirigentes (empresariales en este caso) hacia la reflexión, la ética y la sostenibilidad. Al parecer, estas ponencias fueron menos “de boquilla” de lo que suelen resultar muchos encuentros sobre economía y sostenibilidad. Te felicito por haber asistido, debió ser una gran experiencia.

    La frase de Bustamante “es fundamental recuperar la convergencia de la ética con la economía”, es una frase brutal, llena de significado.

    En una coyuntura de capitalismo tan agresivo como la que estamos viviendo, y en un libre mercado fuertemente influenciado por “bestias económicas” como China e India, este es un objetivo cada vez más difícil. Estos países basan su gran crecimiento económico en la mayor producción posible al mínimo precio posible, lo que deja los aspectos de la ética y la sostenibilidad como meras palabras al viento, sin ningún tipo de valor ni relevancia real.

    No obstante, aunque no se tocara este tema tan peliagudo, hay mucho dentro de la economía española donde poder aplicar estas premisas de innovación y sostenibilidad, antes de mirar hacia el comercio internacional. Aún así, no sé hasta qué punto va a ser algo posible.

    Enhorabuena por el post y felicidades por haber asistido a lo que parece haber sido un encuentro muy enriquecedor.

    Saludos!

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *