Anoche tuvieron un sueño

Autor/a: el 9 junio, 2010

Y lo cumplieron. Un grupo de gente con experiencia en los distintos vértices de la comunicación soñaron que se podía hacer otro tipo de revista en unos tiempos en los que hace cualquier tipo de revista es una heroicidad. Anoche tuve un sueño, que así se llama, son 116 páginas en papel reciclado que hablan de sostenibilidad, economía, ciencia, arte, justicia, ocio, consumo, gastronomía… Hablan de todo lo que hay que hablar y lo hacen con criterio, rigor e independencia, tres palabras muy gastadas en esto del periodismo que aquí lucen como nuevas. Lo hacen, además, de una forma elegante, moderna y cuidada, escapándose del estereotipo que suele ir asociado a algunos de estos contenidos. Y lo hacen siempre desde la responsabilidad social. Tanto es así que una de sus máximas es “cualquier anunciante no es válido, aunque pague”. En un sector editorial como el español, en el que la norma es que los departamentos comerciales se metan a saco en el contenido editorial porque los anunciantes así parecen exigirlo, esta posición de partida es más que un sueño. Es un milagro. Claro que los que hacen Anoche tuve un sueño saben que los milagros existen para el que se los trabaja: “Porque hoy el lujo es ser libre” es su claim.

Si esta entrada suena entusiasta es por dos motivos. El primero y principal es porque ayer conocimos a Paloma y Marta, dos de las personas que se han permitido el lujo de ser libres, y nos contagiaron su entusiasmo. Descubrimos que, además de un nombre largo y distinto, compartimos puntos de vista, intenciones y formas de actuación. El segundo motivo es algo más personal. Hacer una revista es una de las cosas más apasionantes y divertidas que un servidor concibe dentro del mundo del periodismo. Me lo transmitió mi madre, que hacía unas revistas maravillosas, y lo comprobé haciéndolas. Por eso siento algo así como orgullo ajeno por la aventura de Anoche tuve un sueño. Por eso no puedo desearles éxito. Porque ya lo tienen. Porque el éxito es hacer las cosas. Lo demás es lo de menos.

La imagen corresponde a la portada del primer número, aún en los quisocos. El segundo está al caer.
Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *