Cero Zapatero

Autor/a: el 4 marzo, 2009

 

Cinco organizaciones ecologistas de las grandes han puesto nota a la política ambiental del Gobierno de Zapatero: suspenso general. Un cero para Zapatero que se resume muy bien en el título del documento que presentaron ayer Greenpeace, WWF, SEO/BirdLife, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra: Un programa por la Tierra. Un año sin política ambiental. Resulta, además, que el bueno de ZP se comprometió en periodo electoral a tener el asunto del cambio climático como uno de los tres ejes de su política. Ni por ésas. Cero Zapatero.

Claro, que está la excusa de la crisis. Como la cosa está muy chunga, pasamos de pensar en el entorno para centrarnos en nosotros mismos. No le pasa sólo a Zapatero. Le pasa a mucha gente. Nos puede pasar a todos. Ayer, precisamente, hablaba de esto frente a unos botellines y unos torreznos (todo muy sostenible) con Jose y con Luis. Jose decía que era como si el mundo tuviese cáncer y andase más preocupado por una gripe pasajera. Una buena manera de plantearlo. El caso es que no son problemas distintos. No se puede pensar en uno mismo sin pensar en el entorno. No se puede enfrentar uno a la crisis sin reflexionar sobre lo que nos han llevado a ella. Estamos como estamos por esa actitud de buscar el máximo beneficio sin pensar en las consecuencias, el dinero fácil y rápido, la acumulación de riqueza a costa de lo que sea. La codicia.

Hace un mes, Trendwatching.com colgaba uno de sus informes y decía que estábamos llegando a la Generación G. G de generosidad y no de codicia (greed, en inglés). Se trata de olvidar palabras como “acaparar”, “poseer”, “ganar” y aprender otras como “compartir”, “dar”, “crear”, “colaborar”. El informe es la mar de interesante y se puede leer aquí. No creo que Zapatero lo haya leído, que estará muy ocupado el hombre con sus cosas. Pero debería. Igual así se daba cuenta de que no todo en esta vida es ganar unas elecciones y salir sonriente en la foto. De que se trata de comprometerse y cumplir los compromisos. De que la economía no es ajena a la preocupación medioambiental (ni viceversa). Y de que es complicado pasar a la historia como un buen presidente quedándose de brazos cruzados a la espera de que le hagan el trabajo Obama y Brown.

Compartir

 

1 comentario

  • Es primera intervención en este nuevo blog, espero llegar a más de 100, será buena señal). Antes de nada quiero agradecer vuestra generosidad y dedicación a nuestro mundo y, por lo tanto, a todos los que vivimos en él. Aprovecho también para hacer una sugerencia, podemos sumar una D (de dedicación) a esa G de la generación generosa, porque hay mucho que hacer.
    Para mi uno de los aspectos más importantes de lo que comentas es el de restar velocidad a nuestra sociedad, frenar esas ganas de tenerlo todo ya. Incluso cuando no hablamos de prisa por ganar y acumular, cuando es prisa por conseguir algo bueno. Las prisas no son buenas nunca. No vamos a erradicar la pobreza en un año. Aunque sea un objetivo loable no podemos desearlo con ansiedad, porque cometeremos errores. Esto también lo hablamos ayer con los señores botellines, pero quería compartirlo con todos.
    Nada más. Un abrazo, mucha suerte con este blog y a ver cuando repetimos los torreznos sostenibles.

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *