Cheque-Bebe

Autor/a: el 20 mayo, 2010

No tengo ninguna intención de ser demagogo, pero no termino de entender la supresión del Cheque-Bebe para el recorte del déficit que tenemos. Claro, lo mismo podríamos decir de las pensiones o funcionarios, ya, pero hipotecar el futuro por el presente no se si es un buen trueque. Es cierto que a nadie que desee tener un hijo le temblará el pulso a la hora tomar la decisión. Es el gesto.

No tengo ninguna intención de ser demagogo, pero el Ministerio de Igualdad a través de su tremendo esfuerzo por defender los derechos de la mujer quizás tendría algo que decir a esto. El derecho al aborto es fantástico y facilitarlo en condiciones de seguridad y cuidado una obligación del Estado, pero facilitar y promover la vida en un contexto aveces hostil por el ritmo de vida, también debería ser una obligación del Estado. Es cierto que a ninguna mujer que quiera tener un hijo le temblará el pulso a la hora de tomar la decisión. Es el gesto.

Y por qué no llenamos España de niñas y de niños, de aquí y de allá. Niños que inunden nuestras calles con risas, con inocencia, con heridas en las rodillas, niñas que traen futuro, alegría, sueños de ser y mil preguntas qué hacer.

Demostremos al mundo que el euro, el nuestro, está vivo porque está lleno de futuro, adoptemos, acojamos, invitemos, follemos, amamantemos. ¿Qué no nos pueden dar dinero? Pues que no nos lo den.

El indice de natalidad en España en el año 2000 según los “últimos datos” del Instituto Nacional de Estadística es de 1,07 hijos. Esto no es demagogia.

Compartir

 

3 comentarios

  • violaine dice:

    Estoy muy de acuerdo contigo Jose, muy bueno tu post.

  • David Fernández Rosales dice:

    Me pregunto si es demagogia hablar de las economías sumergidas como fuente y a la vez solución de muchos de nuestros problemas. Drogas y prostitución básicamente, por no hablar de otros males endémicos de nuestra economía, fraude fiscal (20% del PIB) y trabajo precario y en negro mientras cobras algún tipo de subvención (y el pluriempleo, etc,etc)
    Acabar con estas lacras o como mínimo reducir su impacto, es una obligación siempre, pero además, vivimos un momento único para afrontarlos, o eso creía yo, con un gobierno liberal y de izquierdas.
    ¡Vaya error el mío!. Que fácil ha sido repartir placebos, en forma de subsidios, ayudar a los grandes holdings empresariales, culpables en primera instancia de todo este tinglado (en última lo somos todos), y hacer el recorte del gasto público sobre los ingresos de todos los funcionarios, sin tener en cuenta su productividad y que los que no cumplen, que sigan mangoneando.
    El cheque bebe, una chapuza más desde su misma concepción.
    Con la de problemas que tienen las familias, pan para hoy y hambre para mañana.
    Hasta que no afrontemos una reforma educativa global, sin pelos en la lengua y pedagogía democrática a todos los niveles, perpetuaremos los sistemas corruptos que interesan a los de siempre.
    No se si soy demagogo o hablo de utopías, solo se que por algún sitio se ha de empezar.
    Y empezaré (si quieres silencio empieza por callar tú mismo).

  • Muchas veces pienso que cuando alguíen dice que algo es demagogia es porque le están diciendo una verdad como puños.

    Y una verdad como un puño es lo que comentas David sobre la educación. Aprender a andar con la cabeza alta mirando a todos a los ojos, con humildad y seguridad. Eso si que es conocimiento.

    Se me viene una niña al mundo, espero estar a la altura en su educación.

    Un abrazo David

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *