Con un poco de ayuda de mis amigos

Autor/a: el 10 enero, 2012

Cuando The Beatles cantaban las glorias de la amistad en su “With a little help from my friends” no existían los iPod. De hecho, no hace tanto que podemos escuchar sus canciones legalmente en auriculares blancos, ahora que existen los iPod pero no The Beatles. Pero no les voy a engañar, esta columna de hoy no va de los chicos de Liverpool, sólo los cuelo en cuanto puedo porque son los mejores y además siempre tienen una canción que pega con lo que estás contando, que es lo que pasa aquí.

Lo que les quiero contar hoy es que dos miembros del equipo que creó el iPod primogénito le han dado un medio hermano (la mamá no es Apple sino Nest, su nueva firma). Y si el hermano mayor salió músico, nunca van a adivinar qué ha ocurrido con este. El hermanastro del reproductor de mp3 más famoso del mundo es… un termostato. Ya está, ya lo he dicho. Un termostato. Un señor termostato, mejor dicho. Se llama Learning Thermostat (termostato que aprende) y si bien ha elegido un mundo menos glamuroso que la otra criatura, va camino de la misma gloria. Aparentemente, en lo suyo es absolutamente brillante.

El aire de familia se detecta al primer vistazo: ahí está, la ahora omnipresente interfaz de rueda, elegante, sugerente. Como un ombligo pidiendo cosquillas. Redondo. Como se pueden imaginar, la pantalla circular es táctil y ayuda a relacionarse con el aparato, y tengo entendido que también se puede comunicar cómo si fuera un dial, tocando los bordes. Sin embargo, el puntazo del termostato en cuestión es que es listo listísimo. En una semana aprende qué rutina de horario y temperatura tenemos, qué época del año es, y cómo mejorar nuestro ahorro energético teniendo todo eso en cuenta. Cuando todo esto se alinea, aparece una hojita verde en la pantalla, como una medalla: lo estás haciendo bien.

Cuanto más lo pienso, más creo que todo esto de la innovación es cuestión de observación, de detalles, de hilar fino. Que después del iPod alguien hiciera un iPhone, era lógico, estelar. ¿Pero un termostato? Eso es una creencia honesta en que las cosas pueden mejorar y deben mejorar. Y que el diseño lo puede todo, incluso los instrumentos más humildes.

Volviendo a The Beatles, vean qué círculo de amistades tenemos aquí: el iPod ayudando al termostato a ser entendible, claro y familiar. El termostato ayudándonos a ahorrar. El usuario ayudando al termostato a aprender. Brillante. Y todo, con un poco de ayuda de los amigos.

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *