¿Ecoproductos? Depende de ti.

Autor/a: el 5 diciembre, 2012

Los ecoproductos están de moda. Podríamos definir un ecoproducto como aquel producto que es ambientalmente mejor que otros productos de su categoría o con una función similar. Pero, ¿qué hace que un producto pueda ser considerado eco?

De entrada, podríamos pensar que esto depende de los diseñadores y fabricantes de los productos… Por ejemplo, cuando éstos seleccionan los materiales con los que fabricarán los productos, están teniendo inevitablemente unas repercusiones ambientales. De este modo, el fabricante puede escoger materiales que sean renovables y de origen local para reducir su impacto sobre el entorno. Este es sólo un ejemplo de las múltiples estrategias que desde el diseño de un producto se pueden implementar para hacerlo más respetuoso con el medio.

No obstante, si sólo los productores tuvieran cierta responsabilidad, nos olvidaríamos de la otra cara de la moneda: los consumidores. Nosotros, los potenciales consumidores de (eco)productos, somos en muchos casos un elemento clave para hacer realmente que las cosas cambien y vivamos mejor en nuestro planeta. ¿Y de qué depende? Depende del modo en que utilicemos los productos que tenemos en nuestras manos.

Vamos a poner un ejemplo… Imaginemos que nos compramos un producto que consideramos eco: una camiseta de algodón orgánico. Lo habitual sería creer que con esta selección ya hemos contribuido a mejorar, aunque sea un poco, nuestro entorno o sociedad… Pero lo que la mayoría de consumidores no sabe es que el principal impacto ambiental de la camiseta no está en las fibras (el uso de algodón orgánico), sino en nuestras casas… ¿Dónde? Pues en el lavado, secado y planchado de la camiseta. Así pues, el impacto final de la camiseta estará más condicionado por el mantenimiento que hacemos (según si lavamos con agua caliente o fría, si utilizamos la secadora o si planchamos la camiseta) que por los propios materiales. Por lo tanto, debemos pensar que para cambiar realmente las cosas, los ecoproductos por si solos no son suficientes… Hace falta también que haya ecoconsumidores responsables que hagan un uso eficiente de los productos. Así que… el impacto final está en nuestras manos.

http://ineditinnova.com

Foto:
Attribution
 Some rights reserved by bindarri

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario