"En España no somos racistas"

Autor/a: el 4 marzo, 2013

Lo dice la gente en España. Lo dicen algunos informes que nos comparan con otros países europeos y no europeos. Lo dice hasta el monologuista Goyo Giménez. Al menos eso es lo que nos contó cuando fui a ver su último monólogo En verdad os digo. Me sorprendió un poco que tocase un tema tan peliagudo. Eso sí, al oír su afirmación, la sala se hinchó cual gallo frente a sus gallinas. Pero la cosa no quedó ahí y continuó: “de todas maneras, si lo fuéramos yo tengo la solución: exterminar a los gitanos y a los bomberos”.

o_O ¿quééééé? —————

[Silencio en la sala]

Y de pronto murmullos a mi alrededor: “Y a los bomberos, ¿por qué?” Y Goyo seguía callado, observando y de pronto nos soltó: “¿nadie se ha preguntado: y a los gitanos, ¿por qué?”

[Silencio en la sala]

Brillante demostración en vivo y en directo de que en España la mayoría no somos racistas, sino racistas inconscientes, tal y como nos explicaba Fernando Rey, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid hace un par de semanas en la presentación del informe anual 2012 sobre discriminación hacia los gitanos en España de la Fundación Secretariado Gitano.

Según Fernando, todos “padecemos” este racismo inconsciente por culpa de nuestros miedos y nuestros prejuicios. El racismo inconsciente puede tomar varias formas: el más explícito y quizás el más frecuente es el clásico “yo no soy racista, pero”; como sucedió con el monólogo de Goyo, es frecuente que las personas ni siquiera nos demos cuenta de que estamos teniendo actitudes racistas.

Esto sucede, por ejemplo, con comentarios del tipo “mira ese, va vestido como un gitano” (ir mal vestido) o “parecemos gitanos” (ir con el coche con maletas y bolsas hasta arriba) o “he trabajado como un negro” (trabajar mucho). También ocurre cuando recurrimos a generalidades del tipo “ese chico no me gusta, es árabe y ya se sabe, todos son iguales, unos fundamentalistas” o “yo no digo nada, pero ten cuidado que es rumano y ya se sabe…”

Otro ejemplo bastante gráfico es el vídeo que se filmó en México con un grupo de niños y niñas para mostrar hasta qué punto ciertos estereotipos y los prejuicios se heredan desde muy temprana edad. Ya os hablé de ello en el post “Y si Dios fuera negro”, pero me parece un buen ejemplo de racismo inconsciente:

Es muy probable que todas las personas seamos racistas inconscientes, seamos blancos, negros, de España, de China, de África o de dónde sea.  Ante esta situación, me he preguntado: ¿será posible “curar” el racismo inconsciente? Yo he descubierto algunas píldoras muy efectivas que me han funcionado. Siempre llevo una cajita a todas partes: ¿y por qué no?

  • Píldora racionalitatus contra el síntoma generalizatium: tomar rápidamente cuando estés a punto de decir cosas del estilo “es que todos los árabes son…” o “un gitano me engañó, son todos iguales”. Esta píldora te ayudará a reformular tu razonamiento y a interiorizar que no todas las personas que compartimos algunas características somos iguales (en España no todos somos vagos e impuntuales, ¿no?)

  • Píldora para potenciar tu capacidad para el amigus diversitatum: se toma especialmente al viajar a otros países, pero también se puede tomar en España. Muy efectivas para conocer y familiarizarse con personas de otros orígenes, etnias o culturas. Muy efectivas para romper estereotipos y prejuicios si tomadas con regularidad.

  • Píldora contrastium contra el síndrome animus prejuicius: A tomar una vez al día en los tres días siguientes a detectar el síndrome. Potencian tu capacidad para contrastar tus “verdades” con otras fuentes informativas. Te ayudarán a comprender que quizás lo que era válido hace años o siglos ha quedado desfasado.

Mi madre, que ha probado estas píldoras, nos cuenta su testimonio: “Hasta hace poco pensaba que los gitanos en España vivían en chabolas y al margen de la sociedad, un pensamiento que me generaba cierta desconfianza hacia ellos. Un día, mi hija me propuso hacer un tratamiento con contrastium. Tras el tratamiento me he dado cuenta de lo equivocada que estaba: tan sólo el 3,9% de la población gitana viven en chabolas, un 96,7% de los niños están escolarizados. De hecho, he descubierto que la población gitana española es de las más integradas de toda Europa. Probablemente no me daba cuenta de todo esto porque nunca me había preocupado por informarme y conocerles más de cerca. Hoy tengo una mirada diferente hacia la población gitana, una mirada positiva, libre de rechazos”.

Foto:
AttributionNoncommercialNo Derivative Works
 Some rights reserved by Pranjal Mahna

Fuentes:

Estrategia nacional para la inclusión social de la población gitana 2012-2020

 

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario