¿Escasez de recursos? No estamos buscando en los lugares adecuados…

Autor/a: el 13 enero, 2015

Junto con el calentamiento global, fruto del cambio climático, la cuenta atrás hacia el fin de los recursos naturales ha ocupado durante mucho tiempo los primeros puestos en los debates acerca de futuro del planeta. Petróleo, reservas naturales de agua, minerales, gas natural, bosques…; son constantemente nombrados como recursos utilizados sin control para la producción de materiales y de energía, con el consecuente menoscabo de los mismos. El hecho de que sean finitos ha obligado a la humanidad a buscar alternativas y a racionar y optimizar su uso con la búsqueda de energías renovables, nuevos materiales y la explotación sostenible de bosques y reservas de agua, etc.

Pero en los últimos años la perspectiva se ha ampliado y se han invertido esfuerzos no solo en la búsqueda de nuevos recursos sino en el aprovechamiento de los existentes. El reciclaje clásico ha dado un paso de gigante para abrazar la denominada “economía circular”, concepto que engloba las iniciativas basadas en la producción de bienes y servicios al mismo tiempo que contribuye a la reducción del consumo (¡y del desperdicio!) de materias primas, energía y agua. Se parte de la idea que el sistema lineal (extracción, fabricación, utilización y eliminación) que la economía ha estado siguiendo debe llegar a su fin y pasar a un nuevo sistema con la optimización y reutilización de materiales, energía e, incluso, residuos.

No estamos hablando, por tanto, de aquellos que han apostado por la eficiencia energética y han conseguido reducir su consumo de energía, agua y otros recursos (labor, en cualquier caso completamente encomiable). Hablamos de aquellos casos en los que se ha ido un poco más allá y se ha apostado por el uso de materiales reciclados o de excedentes de energía para la elaboración de nuevos bienes o servicios.

Existen varias iniciativas que vale la pena reseñar. Por un lado encontramos, desde la perspectiva B2B, empresas y organizaciones que ofrecen materias primas a otros negocios a partir de residuos y productos finales. Por ejemplo encontramos el caso de Sertego, empresa dedicada a los residuos industriales y no solo centrada en su destrucción y tratamiento, sino también en el desarrollo de proyectos para su recuperación y reutilización. Especialmente destacable nos parece su servicio de reutilización de un residuo tan sensible como el aceite industrial, que en 2013 se tradujo en 48.000 toneladas de bases lubricantes regeneradas.

También existen las empresas y entidades que se centran en la recuperación y el tratamiento de materiales más concretos como en el caso de la reutilización de neumáticos y de los materiales de los que están hechos que realizan GomaVial, empresa centrada a separar los materiales de los que se compone un neumático y destinar su uso a fabricación de otros productos como suelas de calzado, cierres de contenedores, parabalas para los campos de tiro, etc., y Signus Ecovalor, una entidad sin ánimo de lucro a iniciativa de las principales marcas fabricantes que, entre otras actividades, trabaja para la recuperación de los neumáticos y la reutilización de sus materiales.

Igualmente vale la pena destacar el esfuerzo que se está realizando en el mundo de la moda por aprovechar materiales reciclados (e incluso basura) para confeccionar sus prendas, práctica que realizan marcas de ropa como Ecoalf y Equilicuá.

Por último, también existen proyectos destinados a la conexión entre generadores de residuos y potenciales usuarios de los mismos. Cámaras de Comercio está involucrado en las bolsas de subproductos industriales, servicio que facilita el intercambio de subproductos industriales, facilitando el contacto entre compañías generadoras de residuos con aquellas que puedan utilizarlo.

Puede que nos encontremos aún delante de una serie de proyectos e iniciativas innovadoras sí, pero minoritarias. Pero está claro que los recursos de los que nos nutrimos no son para siempre y que no solo hay que apostar por una utilización (y reutilización) inteligente y sostenible de ellos, sino por el reúso y aprovechamiento de los materiales ya producidos y de los residuos generados con su producción y su uso. La economía circular nos da una posible solución al doble problema de la escasez de materiales y a la acumulación de residuos y basuras que se ha demostrado posible por lo que vale la pena incorporar el paradigma a nuestro proceder.

Compartir

 

1 comentario

  • […] de producción y en los últimos tiempos viene dando lugar a conceptos alternativos como la economía circular, el car sharing y el uso de tecnología para conectar consumidores con productores y […]

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *