Más putas que las gallinas… ¿pero más inteligentes?

Autor/a: el 26 mayo, 2009

 

“In my country, the government scientist has proved women brain it’s the size of a squirrel.”
(“En mi país, el gobierno ha comprobado que el cerebro de las mujeres es del tamaño del de una ardilla.”)

Ayer esta cita, dicha además con el acento kasajastano apropiado, me sacó de un apuro y me evitó dar una de esas respuestas que siempre son incomodísimas.

Les cuento. Estando en una fiesta, un amigo noruego, ante mi estado de “buena esperanza”, comentó que “en su país se han hecho estudios que demuestran que las mujeres embarazadas pierden el 20% de su inteligencia”, a lo que, más rápido que una bala, el padre de la criatura que cargo en mis entrañas, atinadamente citó a nuestro admiradísimo héroe: Borat.

Por supuesto que no pienso argumentar a favor o en contra de esta máxima de la ciencia noruega, porque carezco de argumentos. Parece ser que existen ciertos estudios explicando que la razón por la que la mujer se siente más despistada en el embarazo es porque su cerebro decrece en tamaño un 4% durante el mismo. Aún no he encontrado el dato ese del 20% menos de inteligencia, por eso no les pongo el link, pero ya hablaré con más calma con mi cuate nórdico y le preguntaré en serio por su fuente y dónde encuentro esos supuestos estudios. Pero bueno, al factor del menguante cerebro, y su derivada pérdida de memoria se le conoce como “Baby Brain” – no me pregunten por qué se llama así, hasta ayer desconocía el tema, y mira que es mi segundo embarazo… -, y los últimos estudios de los estudiosos dicen que, al contrario, parece ser que la inteligencia de la mujer aumenta con los embarazos (pinchen aquí si les interesa). Como ven según la ciencia, hoy somos idiotas y mañana de una brillantez acojonante, ustedes dirán.

He de confesar que me parece aburridísimo el ping-pong argumental de que si la mujer es igual de inteligente que el hombre, que si el sexo fuerte, que si el sexo débil, que si somos de Marte o de Júpiter, que si a ellos les gustan cabronas o putas… Así que no voy a meterme por ahí. Para mí, tratar de demostrar que las mujeres o los negros son igual de inteligentes que el hombre blanco occidental, es igual de absurdo que tratar de demostrar que el agua del mar sabe salada. Lo evidente no requiere de mayor explicación.
La mujer, por el simple hecho de serlo, ha sido y sigue siendo objeto de estudio de la ciencia como si fuera el único espécimen extraterrestre en nuestro mundo. Desde el PMS (Pre Menstrual Syndrome), la menopausia, su cerebro, pasando por su lenguaje, su sexualidad, sus orgasmos…. un largo etcétera que por supuesto no encontramos en el género masculino.
Hagan la prueba ustedes mismos. Váyanse al buscador de Google y empiecen a escribir la palabra woman intelligence y verán como el link aparece solito y además les dice cuántos resultados arroja: nada más y nada menos que 47.600.000; ahora pongan men intelligence y verán como no existe el link, y por ende ni un solo resultado. Espero que me haya explicado medianamente.
En esta sociedad damos por supuestas muchas cosas. No hay investigaciones de cuánto crece o decrece la inteligencia del hombre con cada eyaculación, o con cada gol que meten, o con cada paliza que le dan a su pareja. Hasta ahora se da por supuesto que el hombre es innatamente inteligente: sea éste un pederasta o un Premio Nóbel. También se da por supuesto que Noruega, España o Inglaterra son países más avanzados que México o Uruguay, y a veces una nota con cierta incomodidad, cómo se habla con el mismo tono pomposo de superioridad acerca de las diferencias entre países desarrollados y subdesarrollados, y de las diferencias entre hombres y mujeres.
Creo que por desgracia aún no estamos cerca de erradicar estos paradigmas o prejuicios (a mi modo de ver) misóginos, racistas, machistas, etc.
Pero dando por supuesto, también asumimos que la inteligencia es algo medible, como si fuera algo material. Yo no sé si la inteligencia es algo que se pueda medir con números aunque digan los científicos que sí. Para mí es un complejísimo enramado de facultades mucho más amplias que la lógica y el pensamiento racional. (Pero bueno, tal vez opino esto porque que soy una simple mujer).
Lo que sí se puede medir en números, sin embargo, es la violencia y la esclavitud que aún en el siglo XXI seguimos sufriendo nosotras, y como consecuencia la humanidad, por el sencillo hecho de tener dos cromosomas X. Paradójicamente aunque estos datos son medibles (sólo hay que contar el número de víctimas y para eso no se requiere de tanta inteligencia), a nadie le interesa medirlos. Las cifras de mujeres obligadas a prostituirse en España van desde un 10% de las que ejercen esta “profesión”, hasta un 90%, dependiendo la fuente que se consulte. Lo mismo nos pasa si hablamos de mujeres maltratadas, de niñas abusadas, de abortos selectivos, de tráfico de mujeres y niñas, de maltrato psicológico o de cantidad de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez.
La verdad es que me importa un comino si pienso más rápido o si construyo respuestas o enunciados más lógicos según el pensamiento patriarcal machista, pero sí me importa, y creo que nos tiene que importar a todos, que sigamos sosteniendo un sistema de pensamiento, un sistema económico, un sistema de gobierno y un sistema de investigación científica, que pisotea, denigra e impide, que violenta, subyuga y somete, que maltrata, insulta y tortura, en resumen, que esclaviza, a más de la mitad de la población desde su nacimiento.
Es urgente que revisemos nuestros prejuicios culturales, nuestra educación machista y nuestros arcaicos paradigmas si es que queremos que mañana niñas como la que llevo en mis entrañas nazcan pudiendo vivir bajo el derecho fundamental de que todos – todos – los seres humanos nacemos LIBRES.

Les recomiendo que se den una vuelta por el periódico EL PAIS y le echen un ojo a la serie: Explotación sexual en España, que sacó la semana pasada en cuatro entregas. Aquí les dejo la primera
(pinchen aquí).

Compartir

 

4 comentarios

  • Pedro Bravo dice:

    Me ha encantado, Aleka. Se ve que la poca inteligencia que te deja tu embarazo la aprovechas como un hombre blanco…

    Y, ahora, me voy a meter en un pequeño jardín: hay que perseguir a los que obligan a prostituirse a las mujeres. Y hay que regular la situación de las que lo hacen porque quieren. Que es muy peligroso asociar toda la actividad a la explotación porque eso acabaría por crear un entorno apropiado para la absoluta prohibición y persecución y, por tanto, para la mayor degradación del curro de esas mujeres. Y, posiblemente, para una mayor explotación.

  • aleka dice:

    Sí Peter es un tema muy amplio, y muy enrevesado porque efectivamente hay una finea línea entre uno y otro sector. Creo que lo primero que haría falta es contar con el interés suficiente por parte de todos, nosotros incluidos, de aclarar y regular este sector tan marginal.
    Una vez sacada a la luz esta información sería de vital importancia para separar y así comenzar a regular.
    Lo preocupante es la falta de interés, para mí al menos, de ahí se parte y desde ahí se bifurca dando paso a caminos casi infinitos.
    Tenemos que interesarnos, deberíamos exigir una información clara y transparente como sociedad… y por otro lado, de veras invito a que reflexionemos todos acerca de los numerosos clichés mentales que aún tenemos y que siguen dando pie a que la mujer siga siendo tratada como un pedazo de carne que sirve o no para los propósitos de una “sociedad”.

  • Cristiani Ferraz dice:

    enhorabuena Aleka,
    Me alegra ver mujeres que no se callan ante unos comentários fuera de lugar, pero no con la intención de combatir, pero abriendo espacios a otras investigaciones de caracter más humanista, escedendo el comentário simplón tecnocientífico que está pendiente de numeros, conceptos medibles. ¿Y donde está el arte de vivir en la imprevisibilidad de cada ser como expresión de su Creación, que es inmensa e infinita?

    Parece ser que, como comunidad humana, estamos muy lejos de aceptar los errores de siglos de esclavitud hacia las mujeres y otros grupos sociales “considerados” inferiores. Eso implica seguir en el error por la comodidad y facilidad que eso proporciona a un determinado grupo de personas, !por cierto graaaande!
    ¿Que hacer ante tanta discrepancia? pues solo se me ocurre… Orar, meditar…Orar! Para aclarar un poco, porque de esa história complicada, ya no sabemos quienes son los culpables!
    Besos

  • Pol lopez dice:

    tengo 18 años ,una opinión que habran escuchado muchos de ustedes,es de suponer. No creo que se puedo tratar el tema de quien es mas inteligente ni creo que se pueda medir como tu bien dices ni comparar entre hombres o mujeres porque eso es aparte de generalizar un error(todo esto es mi pensamiento personal seguramente me equivoco,me harias un favor si me corregis ,a parte aleksa esta conclusión la estoy sacando de tu texto,quiero decir gracias ati,aunque ya pensaba algo parecido) si un hombre o mujer fuera el más inteligente que cualquier otro seria ese sexo el de mayor inteligencia? No lo se…pero se supone que si
    ya que aunque sea uno pero es el de mas inteligencia superaria al resto. Bueno en fin creo que hay de todo y personas de mil matices en este mundo yo estoy contento de ser de esta nueva generación ya que respeto a las mujeres y sus cosas!:P Y para que ser tan inteligente si al fin al cabo el ignorante es el mas feliz solo hay una vida que vivir como para estar obsesionado con cosas de estas y otra cosa mas jajaj. NO AL ADULTERIO NO AL MALTRATO SI A LA MARIHUANA.

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *