La comida no se tira

Autor/a: el 6 abril, 2015

Cada día en el mundo 925 millones de personas se enfrentan cara a cara con el hambre. No es una fatalidad a la que una parte de la humanidad esté predestinada. Es resultado de una gran injusticia.

Según estimaciones de la FAO (2011), cerca de un tercio de la producción mundial de alimentos se estropea o se desperdicia antes de ser consumidos, lo que equivale a aproximadamente 1.300 millones de toneladas al año. Esto significa que hay una producción más que suficiente para alimentar a toda la población mundial. Además, las pérdidas y los desechos de alimentos en buen estado tienen un impacto negativo en el medioambiente debido a la utilización de agua, tierra, energía y otros recursos naturales para producir alimentos que luego nadie acaba consumiendo.

¿Qué medidas se están para tomando para reducir la cantidad de alimentos que desperdiciamos, ahorrar recursos naturales y ayudar a garantizar la alimentación de los más necesitados?

La iniciativa Save Food es una campaña mundial liderada por La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y Messe Düsseldorf Group para luchar contra la pérdida de alimentos. Save Food pretende trabajar con grupos de interés de la industria alimentaria, políticos, investigadores, y favorecer el diálogo para poner en marcha soluciones que reduzcan la pérdida de alimentos durante todo el proceso productivo.

La comida no se tira

 

Para disminuir el despilfarro de alimentos, Save Food propone nuevas tecnologías, mejores prácticas y coordinación y, por último, inversiones en infraestructura que vayan desde la producción hasta el consumo de los alimentos. De manera análoga, subraya que la concienciación sobre las repercusiones del desperdicio de alimentos es importante para cambiar la mentalidad del “desecho” y establecer normas relativas a las políticas.

En Europa, se podrían citar más de cien iniciativas para reducir la acumulación de residuos alimenticios, que incluyen estrategias de concienciación ciudadana, información, formación, medición de residuos y mejora de la logística.

Concretamente en España, la Asociación Española de Codificación Comercial (AECOC), que engloba a cerca de 26.000 compañías del sector del gran consumo, ha puesto en marcha la iniciativa “La Alimentación no tiene desperdicio, aprovéchala”, destinada a reducir el desperdicio que se produce en los diferentes eslabones de la cadena de valor (sector primario, industria, distribución, operadores intermedios, administraciones públicas…).

El proyecto trabaja en una doble dirección: reducir, desde la prevención y desde el desarrollo de prácticas de eficiencia, el desperdicio que se produce a lo largo de la cadena alimentaria; y conseguir, aun habiendo reducido el porcentaje de desperdicio, maximizar el uso del excedente generado a lo largo de la cadena de valor (redistribución, reutilización y reciclado, valorización…).

La suma de todas estas iniciativas podrían reducir a la mitad el desperdicio de alimentos antes de 2020, tal y como se ha propuesto la Comisión Europea.

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *