La moda también contamina

Autor/a: el 22 octubre, 2013

Cada día nos vestimos. Abrimos el armario, pensamos en el día que tenemos por delante (¿Hará frío? ¿Tengo alguna reunión? ¿Después de trabajar he quedado para cenar?…) y en función de ello escogemos lo que nos vamos a poner. La ropa que tenemos suele proceder de sitios diversos, tenemos prendas compradas en grandes cadenas, un par de vestidos “buenos” que nos reservamos para ocasiones especiales, regalos, una falda que nos compramos en un viaje hace un par de años…y de ahí “vamos tirando”. A veces, solo nos preguntamos ¿hoy que me pongo?

Pero…

…¿Deberíamos prestarle más atención al origen de nuestras prendas? Si hacemos examen de conciencia todos sabemos que la camisa que nos ha costado 10 euros en una gran cadena proviene de un país en el que no se dan unas condiciones de trabajo dignas (lo hemos visto por la tele, lo hemos leído en los periódicos) pero es que además en los procesos de fabricación de estas prendas tampoco se están cumpliendo unos mínimos estándares que garanticen un impacto reducido en el medio ambiente.

El proceso de fabricación de la ropa puede tener una vertiente muy contaminadora, como la emisión de gases tóxicos o el teñido químico de las prendas, un procedimiento que conlleva también graves riesgos para los trabajadores. Incluso la producción y conservación de materiales naturales como el algodón generan importantes impactos en el medio ambiente, por el uso de pesticidas que dañan tanto el suelo como el aire, sin olvidar el efecto que puede tener en la salud de las personas.

No solo contamina el proceso de fabricación de la ropa sino que también nosotros podemos ser cómplices directos, puesto que con el lavado de prendas puede desencadenar en que nosotros vertamos sustancias tóxicas como los “nonilfenol etoxilatos” en el agua, tal y como aseguró Greenpeace en su informe “Trapos Sucios: recarga” del que se desprende, además, que el fenómeno no afecta solo a marcas de ropa “barata”.

Del mismo modo que empezamos a poner nuestro granito con el reciclaje de los residuos de nuestra casa, la compra responsable de nuestro vestuario debería ser uno de los ítems estrella de un comportamiento sostenible. ¿Qué podemos hacer? Podemos buscar marcas de ropa que tengan en cuenta todas estas cuestiones y las eviten o minimicen en sus procesos de fabricación. Pero también podemos reflexionar sobre si necesitamos contribuir a este proceso comprando tanta ropa como normalmente hacemos…

…Una buena iniciativa es darle un nuevo uso a nuestras prendas: podemos arreglarlas para alargar su vida útil, podemos convertirlas en otra cosa para nosotros o para regalar…, las posibilidades son muchas.

Por eso, queremos invitaros a experimentar con nosotros la revolución de las agujas, el días 26 de octubre de 10h a 16h, en los que se celebrarán tres talleres y nuestras Costureras Amigas, guiarán a quien lo necesite por el difícil mundo de la costura de andar por casa.

Haz click aquí para saber más. ¡Te esperamos!

Helena Martínez-Alonso

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *