La motivación del chivato

Autor/a: el 17 marzo, 2009

 

La foto que se puede ver aquí arriba retrata la campaña de Fitness First en Holanda. Uno se sienta a esperar el autobús y pensar en sus asuntos y el panel le dice que está gordo, que deje de perder el tiempo pensando y que mueva el culo. Una buena idea de la agencia N=5. A veces la gente necesita formas de motivación extremas, sentir que los otros le miran con reproche, desdén o risa contenida. No debería ser así, pero funciona. El caso es que, puestos a elucubrar, me imagino algo similar pero que dejase al descubierto nuestro peso en las cosas importantes. Te sientas en la parada del autobús o en un banco en el metro y una señal luminosa indica: cuánto te escaqueas de tu trabajo, cómo tratas a los demás, las veces que te engañas a ti mismo, la forma en que cuidas el entorno… Y a mover el culo.

Vía Good.
Compartir

 

2 comentarios

  • Carlos FG dice:

    Sinceramente, eso sí que es una campaña genial, atractiva, que hace marca, útil para la persona, permite hacer unas risas… vamos, que no hay tío que no se acuerde de ella, ya sea el que la pruebe con su trasero… o el que la vea!!

    Fantástica

  • Aleka dice:

    Me gusta Peter… ¿Y si sacamos una revista que en vez de mostrarnos los físicos imposibles de unas señoritas y señoritos inexistentes, comparáramos los físicos de los personajes públicos con las conciencias que se pueden derivar de sus actos?
    Así el gordo Slim es una sílfide junto a todo lo que acumula porque de tanto que tiene ya habría reventado. Y algo de sobrepeso se le nota al Sr Al Gore desde que se enriquece estúpidamente a costa del cambio climático. Tal vez Angelina Jolie es guapa con justicia porque al fin del día sí va y adopta a una bebé con sida… no cualquiera.
    Claro que además nos podemos aplicar el cuento: ¿tengo acaso el físico que le corresponde a mi conciencia?
    Ya me hiciste el día, creo que me voy a divertir con el ejercicio. Beso!

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *