Las organizaciones pueden hacerse más fuertes integrando innovación social

Autor/a: el 21 diciembre, 2017

La segunda quincena de febrero, la Universidad Complutense de Madrid, lanza el segundo diploma de Innovación social, economía colaborativa y financiación colectiva. Tengo la fortuna de estar entre los coordinadores y docentes de este curso. A través de conversaciones descubro que hay ideas muy diversas y opiniones muy diferentes en cuanto al concepto innovación social. Esta era una de las razones principales que nos animaron a ponernos a trabajar en este proyecto. Necesitábamos ordenar bien todas estas ideas y asentar conocimiento. Para mí es muy sencillo, las organizaciones pueden hacerse más fuertes integrando innovación social.

Para entender esta idea, os invito a centrarnos en 2 palabras clave que no están en el titular por casualidad: Integrar e innovación social

Integrar

Integrar pasa por cambiar las “o” por las “y”. Estamos acostumbrados y nos sentimos cómodos en contextos de separación “o esto o lo otro”, nos movemos a gusto en lógicas de confrontamiento, elige bando, o más bien identifica lo que es diferente a ti y enfréntate a ello, recházalo, combátelo, y desde esta oposición nos referenciamos y construimos nuestra identidad y lugar en el mundo.

¿Ejemplos?, si prestamos un poco atención, podemos ser conscientes que están en nuestro día a día, en cualquiera de nuestras conversaciones y de nuestras relaciones. Funcionamos a través de bandos. Los que piensan como yo (política), los que visten como yo y tienen los mismos gustos en cuanto ocio y cultura (moda y estilo de vida), los que hemos nacido en el mismo lugar (nacionalismos), los que han nacido en la misma década que yo (generación)… y así podríamos seguir. Quédate con esta lógica de la separación y piensa en los relatos y mensajes de los medios de comunicación, del cine, la televisión y la cultura en general…¿lo ves?. Es el relato de los buenos y los malos, del bien contra el mal. Nunca falla.

De forma natural, nos hemos acostumbrado a vivir en el engreimiento, en construir barreras para distanciarnos y muros para protegernos. Integrar supone un esfuerzo importante y complejo, ya que ni nos enseñaron, ni nos lo ponemos fácil. Integrar no es “buenismo”, ni estar con los “pies fuera de la realidad”. La realidad es diversa, ¿quedarte solo con una parte, con “mi” realidad, es más real que una realidad compleja?.

Integrar, no es ignorar las diferencias, ni huir de los conflictos, porque estos están y estarán, hay que abrazarlos y trabajar en ellos, son parte de nuestra naturaleza, la estrategia de la integración no pasa por el enfrentamiento sino por la aceptación que nos permite el desbloqueo y el progreso.

Integrar, tampoco es de dejar de luchar por tus ideales, defender tus ideas, o de mirar para otro lado cuando algo no te gusta, no se trata de ser pasivos y no hacer nada, se trata hacer un esfuerzo de empatía, de ser conscientes de que la realidad depende muchas veces desde el punto que se mira, y que sólo integrando las diferentes partes de esta realidad podremos ser capaces de llegar a nuevos lugares, a realidades más ricas, donde es posible descubrir y aprender, evolucionar y trascender el bloqueo de la separación, seremos capaces de llegar a realidades más plurales que nos permitirán crecer.

1-gJTolBjz4tWsp0zZJHUM2g

En las organizaciones pasa lo mismo…¿Ejemplos?, me voy a centrar en empresas, en organizaciones donde el centro es el negocio y el ánimo de lucro. Los antagonistas serian las organizaciones que se centran el impacto social positivo, piensan diferente, tienen objetivos diferentes, y por lo tanto son animales de diferentes especies. Negocio y social, en la lógica de la separación, son incompatibles, están enfrentadas, se autoexcluyen, se limitan, se empobrecen mutuamente… Ahora piensa con la lógica de la integración…¿que ocurre?, abrimos una oportunidad, un nuevo escenario, nos adentramos en territorios vírgenes, llenos de potencial para mejorar, para ser más fuertes…. porque ser una empresa que genera ánimo de lucro y también se preocupa socialmente por el “cómo” y el “para que” más allá del “que”, está construyendo márgenes para crecer, se está ampliando para ser más rica, progresar y ser más próspera.

Muchas veces me digo a mi mismo, que no se puede ir con este discurso de la integración a una empresa, porque no lo van a entender, porque te van a rechazar, “no eres de los nuestros”, porque huele a espiritualidad y esa realidad está fuera de los negocios. Nosotros mismos nos ponemos las barreras…pero también he aprendido que no trabajo con empresas sino con personas, y esto lo cambia todo.

Innovación social

¿Estamos de acuerdo en que el mundo anda revuelto? Llámalo crisis, cambio, locura, transformación o simplemente agitación o incertidumbre…¿estamos de acuerdo en que vivimos momentos en los que el cambio se ha acelerado y todo va muy rápido?, vamos muy veloces, sí, ¿pero sabemos hacia donde vamos?

Ante esta situación hay un claro relato ganador, el de la SEGURIDAD, el cambio como amenaza encaja perfectamente con la lógica de la separación, ante la incertidumbre: seguridad, ante el riesgo mejor conservar, proteger ¿lógico, no?, tiene todo el sentido del mundo… nos quedamos con lo que conocemos, con lo que siempre ha funcionado, “el mundo siempre es igual y seguirá siendo igual”, no tiene remedio, siempre hemos salido adelante con las recetas clásicas, ¿por qué ahora no?, ¿por qué ahora va a ser diferente?, no es momento de experimentar, de crear todavía más incertidumbre…mejor en casa y con los míos no vaya a ser que…

Pero hay otro relato que está emergiendo, que está naciendo y que no es tan atractivo ni tan confortable como el de la seguridad, un relato disperso, deshilachado y hasta contradictorio, un relato de lo que nace que tampoco está exento de la lógica de la separación, a veces, muchas veces, disfrazado de queja, e incluso de miedo. Pero al final, no nos olvidemos lo viejo tiende a desaparecer o transformarse y que lo que nuevo tiende a emerger.

Innovación social integral, me parece un buen concepto para aglutinar todo lo que está emergiendo, y una forma de ponerle el cascabel al gato.

Innovación, porque intenta dar respuestas nuevas a nuevos problemas que surgen de contextos diferentes, innovamos para adaptarnos al entorno, a una realidad cada vez más compleja, donde el análisis simplista de “blanco o negro” se cae por su candor. Pero también innovamos para sobrevivir, gran parte de la innovación real se produce cuando estamos al borde del abismo, cuando ya no queda más remedio, innovar o desaparecer, ¿estamos ya en esta situación límite?

Social, porque la complejidad deja obsoleta la visión parcial o departamental de las cosas y nos abre la puerta de lo integral, de una visión holística de los problemas que tenemos por delante, retos que están interconectados y que difícilmente podremos abordarlos con éxito desde los silos…innovación social e integral.

Un nuevo relato que presenta nuevas aproximaciones a cómo producimos, a como consumimos, a como se relacionan las organizaciones con su entorno, económico, social y medioambiental, a cómo nos organizamos como sociedad, y a cómo nos relacionamos entre nosotros dentro de las estructuras e instituciones.

Un nuevo relato que surge del cambio, y del nuevo contexto emergente, que se esfuerza por soñar, que se preocupa por explorar y dibujar un mundo futuro. No se puede esperar plantar peras y que salgan tomates….no podemos llegar a la “solución” sino no hemos primero desaprendido, no podemos esperar nuevos resultados si nos empeñamos en seguir haciendo lo mismo.

No se trata de destruir o de sustituir, de conquistar o de alcanzar la victoria (lógica de la separación)… se trata de integrar lo nuevo en lo que ya hay, se trata de hacernos más fuertes, integrando diversidad, complejidad y cambio en lo que ya tenemos y sigue funcionando bien.

De este nuevo relato, de cómo se están haciendo las cosas de otra manera, de como funciona la nueva economía, de cómo estamos adaptándonos a los cambios, sociedad y empresas, de todo esto es de lo que conversamos, compartiendo experiencias, en el Diploma la Universidad Complutense de innovación social. Personas que quieren integrar la innovación social en sus organizaciones para ser más fuertes.

Si hay un relato que nos ofrece seguridad ¿que nos ofrece este nuevo relato de la innovación social?……yo me quedo con una palabra que utilizamos muy poco y que está medio olvidada entre tanta eficiencia, crecimiento y riqueza…PROSPERIDAD. ¿Seguridad o prosperidad? ¿Y si lo integramos?.

Luis Tamayo.

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *