Lo entiendo y lo comparto

Autor/a: el 19 mayo, 2011

Parece que, al fin, una pequeña parte de la sociedad se ha puesto en movimiento. Llevo muchos años oyendo decir que la sociedad española está aborregada, que frente a la peor crisis de la historia reciente de España, que nos afecta a todos, y a un goteo constante de atropellos por parte de la clase política, la sociedad civil se queda tan tranquila preocupada por el fútbol y por Belén Esteban.

Bueno, pues parece que hay una parte de la sociedad que ha decidido no preocuparse más por lo que hacen o dejan de hacer CR9 y Pep, y salir a la calle y a los foros de internet, a decir que ya está bien, que este país no puede continuar con una clase política alejada de la realidad, a la que la crisis, en parte generada y agudizada por sus decisiones o por su falta de ellas, no afecta en absoluto. Empeñada en lanzar los mismos mensajes vacíos que nadie cree ni toma en serio y a los que parece no preocupar lo más mínimo (al menos no parece que hagan o digan nada al respecto) que la sociedad en general les perciba como el problema más acuciante en España después del paro y la economía. 

Me gustaría insistir en esa última idea: los políticos, elegidos por todos para solucionar los problemas de todos, no sólo no solucionan nada, si no que se han convertido en un problema más, se han convertido en el tercero más importante.

Tras 5 millones de parados, 130 imputados en listas para las elecciones del 22-M, listas cerradas perpetuas, un rescate millonario a las entidades bancarias, directivos de Cajas de Ahorros repartiéndose unos bonus que parecen el Euromillón, el euribor subiendo como la espuma,  el sistema de pensiones en entredicho, la factura de la electricidad “reajustándose”, (… todo esto me sale pensando en las noticias de la última semana…) la clase política en España (y sus medios de comunicación) está muy preocupada por qué feudos van a ganar, qué feudos van a perder y qué pactos van a tener que llevar a cabo para gobernar en Girona Citerior.

Entiendo el malestar, el descontento, el cabreo, y la INDIGNACIÓN. Lo entiendo y lo comparto. Y me alegra que haya un movimiento como este para decir Hasta aquí hemos llegado. Hay que cambiar , y hacer que ese mensaje que, como dice el CIS es un sentimiento generalizado, además de ser una marea en la red, aparezca en las portadas de los periódicos, en las tertulias de la radio y en los informativos de la televisión.

Ojalá todo esto sirva para que el mensaje trascienda, la clase política deje de mirarse el ombligo y considere oportuno bajar al barro y los medios de comunicación centren el foco en problemas reales  y dejen los dimes y diretes del candidato de turno.

Ojalá esta vez sí que esté la playa bajo los adoquines aunque -desgraciadamente- cada vez falta menos para que empiece la liga.

*pido disculpas a todos los habitantes de Girona Citerior.

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *