¿Quién define y construye la autenticidad de las marcas?

Autor/a: el 26 septiembre, 2017

El pasado viernes, 15 de septiembre, Sandra Pina, Socia de Somos Quiero, y Luis Miguel Barral, cofundador de Two Much, ofrecieron en Barcelona datos a un público ávido de conocer esta respuesta. Una audiencia que, quizás sin saberlo, dieron parte de la solución. A modo de conclusión, todos los presentes, público y presentadores del estudio, estuvieron de acuerdo en afirmar que “existe una gran oportunidad para las empresas grandes de sorprender al consumidor/ciudadano con comportamientos coherentes ligados a la autenticidad que ese mismo ciudadano ve más propio de empresas pequeñas”.

¿Qué justifica esta afirmación unánime?

Según datos presentados por Luis Miguel Barral, co-autor del Estudio Marcas Auténticas, “el 35% de los ciudadanos tiene mayor predisposición a comprar un producto si siente que los valores de la marca son afines a los suyos” mientras que “el 50% de la población se muestra permeable a consumir o  no consumir una marca en función de si es acorde a sus principios o no”. Una permeabilidad que, como apuntó Barral, se da en todas las generaciones y unos principios que parece ser más sencillos encontrar en las marcas más pequeñas.

DJwJIHAWkAE7Y_R

El estudio refleja cómo lo que los ciudadanos más valoran en las empresas son variables como el respeto a la dignidad laboral, la igualdad de oportunidades, que sea respetuosa o limpia con el medio ambiente y que cumpla su palabra y ofrezca productos asequibles. También se valora que la empresa reconozca y repare sus errores y no haga publicidad engañosa.

Así, el estudio revela que se está cociendo un cambio entra la ciudadanía española. Estamos pasando del consumidor responsable al ciudadano coherente para el que el acto de consumir ya no es sólo una sucesión de actos de compra, sino un campo donde dar cauce a los principios personales con los que el ciudadano-consumidor decide inspirar sus elecciones de consumo.

En este sentido, Sandra Pina, como socia de Somos Quiero – consultora impulsora del Estudio Marcas Auténticas – , apuntó que la reputación de las organizaciones se configura a partir de sus acciones. Por ello, “para el ciudadano coherente no es tan importante lo que se dice sino lo que se hace, tanto a nivel interno como externo. Por otra parte, para una marca auténtica la transparencia es algo ineludible. Los ciudadanos valoran más la honestidad y la coherencia de las marcas que el hecho de parecer importante.”

DJwBHboW4AAzKaN

Por lo tanto, la decisión de consumo se vuelve más compleja que nunca, dejando de lado variables tradicionales como el precio o la imagen de la marca para dar paso a conceptos como la reputación o la autenticidad.

Y aunque aún estamos en ese camino hacia la marca auténtica que quiere satisfacer a un ciudadano coherente, Sandra Pina afirmó con algunos ejemplos que se está produciendo un cambio: “Que en la COP21 hubiera muchos CEOS de empresas hablando sobre el Acuerdo del Clima o que varias empresas lanzaran un comunicado mostrando su rechazo a la decisión de Trump de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París son dos hechos muy significativos de que algo está pasando.”

Los responsables del estudio, tras un interesante y abierto debate con el público asistente, representando a marcas de diferentes sectores, concluyeron que “nos encontramos frente a un nuevo consumidor responsable, que ya representa a la mitad de la población, que se escapa de estereotipos y segmentaciones habituales” y a quien se debe de tener muy en cuenta a la hora de construir esa marca auténtica que ya espera el 50% de la población española: millones de personas con el deseo de encontrar los cauces a través de los que dar salida a sus principios personales con sus actos de consumo. Ciudadanos que buscan esa nueva generación de empresas y marcas auténticas que les permitan expresar sus principios a través del consumo y que les brinden la oportunidad para actuar como ya piensan.

 

 

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *