Se llama desintoxicación mental

Autor/a: el 10 abril, 2009

 Hace unos días mi hijo de 8 años llegó del colegio con una circular para que se la firmara. En ella me informaban que se acercaba la semana sin televisión. Yo, que cada día me reconozco más inculta, me sorprendí que existiera dicha iniciativa mundial y que no me hubiera enterado y queriendo por ende compartirla, la traigo hoy a este blog.

Resulta que desde hace unos años durante una semana de abril se propone desconectarnos, no ya de la caja tonta, sino de la tecnología, en muchos casos, adormecedora de nuestras mentes.

La wii y sus derivados, el Internet, los mp3 y por supuesto la televisión se dejarían de usar para dar paso a otro tipo de actividades como pueden ser la convivencia entre aquellos que nos queremos o al menos nos caemos bien, la lectura, el deporte o cualquier actividad exterior, visitar museos, exposiciones, retomar los juegos de mesa y la conversación, las largas sobremesas y por qué no, el cocinar entre todos. Así me fue expuesto, y así lo comparto.

 

Les tengo que confesar que cuando leí la circular y sus propuestas me sonreí, describía exactamente el estilo de vida que una lleva en su propio hogar. Resulta que en casa no tenemos tele ni consolas, los fines de semana vamos a museos y todo el tiempo que no estamos leyendo lo dedicamos a pintar; gozamos de vivir en un barrio en que no hace falta el coche y nos permite caminar y claro, a los niños les procura entretenimientos como el fútbol de barrio y montar en bici. Lo interesante –que no protagonista y por ello lo comparto –, es que cuando le leí a mi hijo la circular que él simplemente me había pasado, comentó sorprendido: ¡Pero mamá si es así como vivimos nosotros tooodo el año!. Ante tal observación no me quedó alternativa que explicarle que la mayoría de la humanidad occidental no vive como nosotros a lo que él admirablemente respondió con un: Te agradezco, entonces, que me hayas enseñado que se puede vivir sin todas esas cosas.

Vale el ejemplo por tanto para invitar a reflexionar acerca del tema, sobre todo a los padres, ya que muchos piensan que es hasta peligroso que hoy por hoy un niño no goce ni de Internet, ni de la tele, ni del resto de cachivaches que ninguno de nosotros tuvimos en nuestra infancia. Créanme cuando les digo que sin todo ello se pueden tener hijos felices, sanos e informados. Ellos hasta se divierten.

De hecho hace poco salió en la revista EPS un reportaje acerca de esto mismo. En él se entrevistaba a los niños españoles que tenían “de todo” y al final les preguntaban que con qué se quedarían si sólo pudieran tener un juguete. Las respuestas a mí no me sorprendieron, pero igual alguno de ustedes se sorprende (sobre todo si ya son papás), todos y cada uno de los niños contestaron como lo hubiera hecho yo: el que no escogía la bici, escogió su pelota, otro su muñeco, etc. Ni uno prefirió la consola, la tele o el ordenador. Ahí queda el dato.

Pensar en vivir con menos necesidades me parece una de las propuestas más necesarias para empezar a cambiar este sistema tan dañino para todos. Darse la oportunidad de hacerlo me parece francamente valiente.

Si se quieren apuntar a la propuesta, váyanse preparando porque es dentro de muy poco, del 20 al 26 de abril. Si lo practican en esas fechas no cabe duda que tendrán la facilidad de saber que hay mucha más gente haciéndolo al mismo tiempo y eso siempre da fuerza.

Como dice este blog: ¿Y por qué no? Tal vez incluso se diviertan y descubran al otro o a los otros que viven bajo su mismo techo. Quizá redescubran que hay un montón de cosas que les gustan y ya no hacen, e incluso se den cuenta que comparten con sus seres queridos mucho más de lo que creen.

Y como viene al caso, les comparto una de esas frases de gran sabiduría popular pero que ya ni caso les hacemos: “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”.

Si todos viviéramos con menos habría más para todos; si enseñamos a las nuevas generaciones a no cometer nuestros errores, al menos serán originales y cometerán los suyos… si nos convertimos en adultos responsables, nuestros hijos podrán ser niños sanos. No es nuevo lo que digo, no, pero se vuelve cierto sólo si lo practicamos.

 

Compartir

 

2 comentarios

  • maria beckmann dice:

    aleka y otros ..tarde pero si tengo que dejar unas palabras…

    si muy de acuerdo, esto de la intoxicacion de la tecnologia esta fuerte, y ms sentimientos se identifican mucho con el tema… yo vivi mucho años de niña en el campo y ahora aparesco en esta ciudad donde por lo menos por ahora mi trabajo depende totalmente de la computadora. sin ella no tengo nada que hacer! (x ahora diseño grafico) y es asi nos hemos vueltos dependientes de aparatos. se va perdiendo poco a poco la sensibilidad en el vivir. el usar nuestros sentidos a fondo y el estar con las personas FISICAMENTE!
    a mi me gusta llamarle el alma del mundo, y eso eso es lo que se pierde con tanta tecnologia , la mente del mundo crece y abarca y nos hacemos frios y ciegos.
    ya estamos rodeados de estos medios que aparentemente nos ayudan pero nos alejan del sentir. yo si , yo si extraño que haya mas ratos en mi vida, donde pueda ver mas el color, ver mas a lo lejos (siempre hay algo muy enfrente en la ciudad!), sentir el viento, jugar con tan bonito visual que hay por todos lados, escuchar las voces, los animalillos (en mi vida de colima no se cansaban los pajaros) o simplemente el silencio (por Dios no sabemos hacer pausa, pinche ruido que invade la calma interior!), tocar, comer , tomar, fumar pero con calma ..estar con alguien y pacientemente escuchar sus palabras, ver sus ojos, sentir a la persona.. estos miles de chats y maneras de comunicacion si son practicos pero no son todo.. y asi creo que es con la tecnologia si es practica y facinante mas no lo es todo y nos quitan tiempo de esto que vale mucho… no nos debe abarcar hasta depender de ella. la computadora extension del mente, la camara extension del ojo, el ipod extension de un tipo oido y asi nos vamos… que bueno yo aprecio mucho estos aparatos y si muchasa veces me hacen bien feliz pero eso si hay que hacer pausas. ya que con tanta saturacion despues ya no voy a poder ni apreciar buena foto, ni escuchar buena musica.. nos volvemos ciegos y olvidamos lo que es limpio y sincero en su valor

    muy cierto lo que dice david Fincher en fight club.. “the things you own end up owning you”

    y bueno no solo es la actividad sobre esto de la tecnologia y no tecnologia… sino tambien y mas importante el corazon.. creemos dedicar nuestro dia a diez mil cosas y aprovechar supuestamente cada instante y ser productivos, pero se vuelve tan ilogico cuando dejamos de darnos a los demas y si para esto si se requiere tiempo , y pues obvio sin esto se pierde ya el sentido de existir y vivir altamente vivos ( si leiste momo: seria como si ya nos compraran los hombres grises, y se consumieran nuestras almas )
    osea que alimentemos ya el alma!!!

    ((disculpen ahi la manera de escribir. me senti muy escritora y soy pesima con esto de la linguistica haha pero bueno seguro algo puedo decir))

  • Toni Solomon dice:

    Se van hacerlo este año tambien? Me gusta el idea de una semana al nivel internacional. Vivimos en Honduras y nuestro hijos aunqu no mira mucho tele, ni juega demasiado en la compu o su DS, siempre ellos tiene un entusiasmo para los juegos electronicos tan fuerte que este maneja su mente y suenos para la vida. Me pone preoccupado que algo tan inutil tiene tan imporantcia en su vida.

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *