¿Puede una empresa estar en contra de las nucleares?

Autor/a: el 15 marzo, 2011

Me imagino que sí, aunque sinceramente tengo mis dudas sobre lo que significa. Las comparto:

¿Qué todos sus empleados están en contra de las centrales nucleares?. No lo he preguntado, lo haré.

¿Qué nunca trabajen con empresas que produzcan, distribuyan o se beneficien de la energía nuclear de forma directa, entiéndase accionistas?. Aquí el tema puede ser recíproco: “si no te gusta mi actividad no te gustará mi dinero”.Y siempre difuso a nivel de distribución, por ejemplo Red Eléctrica no permite discriminar en la red esta fuente de energía y por tanto ninguno de nosotros.

¿Y si estas empresas trabajan un mix energético? ¿con una parte sí y con la otra no?

¿Da igual la postura de las empresas?: “ya hay bastantes problemas como para estar pendiente de estas cosas” ¿qué necesidad hay de posicionarse a nivel empresarial?

¿Si la empresa está en contra de las nucleares, qué pasa con la caza de ballenas, los transgénicos o los planes urbanísticos en la Cañada Real?

De verdad, me gustaría saber tu opinión sobre este tema. ¿qué opinas?.

Aprovecho para adjuntar los ejes del manifiesto de la Fundación equo que leerá en la manifestación que tendrá lugar este domingo en Madrid.

Compartir

 

12 comentarios

  • Jumanji dice:

    Estoy pendiente de publicar un artículo sobre las Nucleares con una visión y postura que no es la que defiende ninguna de las partes (pro y antinucleares)…

  • LUIS Mª DE LA MAZA dice:

    No es fácil responder a tu pregunta desde el momento en que no es seguro quién debe hacerlo en nombre de una Empresa.

    Son en primer lugar sus accionistas los que deben decir sí o no, en virtud del conjunto de sus intereses empresariales. Pero son también todos los grupos de interés con los que interactúa, empezando por su propio personal (el buen empresario debe procurar la máxima satisfacción posible de sus intereses) y siguiendo por sus proveedores, entorno circundante, etc.

    En la pura abstracción la respuesta es evidentemente un SI rotundo. Como objetivo de cualquier Empresa a medio plazo, la respuesta seróa probablemente afirmativa. Pero a corto plazo creo que pocas asentirían.

  • Jose Illana dice:

    pues tiene buena pinta, ya me lo dirás.

    cuídate compañero

  • Anais Rubió-Galván dice:

    Jose, interesante pregunta

    Llevada a mi realidad, el problema es que si lo hiciéramos extensible a todo, terminaríamos por no trabajar con ningún cliente cuya actividad no nos pareciera ética según nuestros principios.

    De vez en cuando a todos nos surgen estos dilemas, a mí por lo menos sí. Pero más allá de la empresa hay que esforzarse en recordarnos que, por lo menos en mi caso, trabajamos para los trabajadores, es decir, para las personas y éstas son ajenas a cualquier política o posicionamiento de la organización.

    Gracias
    Un saludo

  • Pedro Bravo dice:

    Una empresa puede estar contra las nucleares, los transgénicos, los planes urbanísticos en la Cañada real y la caza de ballenas. Claro.

    La pregunta sería la contraria: ¿cómo puede una empresa estar a favor de poner en peligro todo, desde su negocio hasta la vida de sus trabajadores, por una fuente de energía que está demostrado, y demostrándose, que no tiene nada de limpia, segura ni barata?

    ¿Cómo puede estar una empresa a favor de urbanizar sin control ni criterio, de cepillarse el paisaje e invertir en un tipo de economía que se ha demostrado va en contra de la lógica incluso del mercado?

    ¿O cómo puede estar una empresa a favor de exterminar sin necesdad una especie en peligro de extinción (no todas las ballenas lo son, ojo) y cargarse, así, el orden natural y provocar, entonces, que las especies marinas desaparezcan o aparezcan demasiado?

    La pregunta es por qué si como ciudadanos sí podemos estar en contra de la nuclear, por qué como empresa hay que callarse. Si la empresa es la unión de un grupo de personas con un objetivo económico común y esas personas son responsables y están en contra de la energía nuclear, la empresa debería estar en contra de la nuclear. Lo demás sería cinismo y por ahí no es.

    Esta es mi opinión como persona.

  • Anais, Lúis y Pedro muchas gracias por vuestro punto de vista.

    Desde la personas que formamos quiero salvar el mundo haciendo marketing no hay una postura compartida en cuanto al tema de la energía nuclear. Esto no es ni bueno ni malo, y como es lógico no buscamos el pensamiento único en esta empresa pero es cierto que puede llegar a limitar las decisiones.

    El otro día en una charla hablaban de lo importe que era el compromiso de los máximos responsables de las organizaciones para implementar políticas de RSC. Cierto, pero en este caso el compromiso del resto de la organización, sobre todo empleados, es clave para asumir las consecuencias.

    Somos empresa y buscamos la sostenibilidad del proyecto, pero ¿a cualquier precio?.

    Un día me dijeron que para salvar el mundo hay que empezar por salvarse a uno mismo.

    Por esta misma razón tengo que decir que quiero salvar el mundo haciendo marketing está en contra de las nucleares.

    El reto es demostrar que las renovables son presente y futuro.

    Vida y negocio.

  • Maria dice:

    Una empresa no puede posicionarse en contra de algo que utiliza. Las fuentes de energía alternativas no producen lo suficiente para abastecernos, además de que también contaminan e incluso no siempre son rentables.

    Si se posicionan en contra de la mayor fuente energética que poseemos, deberían al menos proporcionar dinero a la investigación de una solución que nos permitiera mantener el gasto actual, como podría ser la energía de fusión.

    De no proponer una alternativa viable, produce la impresión de que es una postura generada a consecuencia de una moda o un suceso, una postura que no posee unos planteamientos sólidos y un estudio previo, que arrastra a toda una plantilla a la cual no siempre se le presenta un cuestionario previo que les permita, democráticamente, elegir si en su nombre se apoya o no una causa.

    El reto es CREAR una renovable que sea presente y futuro

  • Hola Maria;

    Muchas gracias por tu comentario. Sí es difícil posicionarte cuando formas parte del sistema pero al mismo tiempo creo que hay que trabajar con cambiarlo si consideras con hay cosas que se pueden mejorar.

    Nosotros en su día, hace ya más de dos años, decidimos que se podía intentar cambiar desde dentro. somos de la opinión que las posturas enfrentadas y el pensamiento único no va a ningún sitio.

    Por este motivo hace tambien dos años pusimos en marcha una iniciativa propia, financiada por nosotros, que se llama Diálogos en La Granja donde debatimos sobre cosas que nos parecen importante en esa construcción de un mundo mejor.

    En dicho espacio el pasado més de mayo (2010) convocamos un encuentro con expertos del mundo energético para hablar sobre las energías renovables, combustibles fósiles y nuclear. De aquel encuentro salió un documento donde habla de un modelo real y retador. http://www.dialogosenlagranja.es

    Estoy de acuerdo contigo en lo fácil que muchas veces significa seguir la moda.

    En quiero salvar el mundo haciendo marketing estamos a tu disposición para que nos visites y conoztas todas las cosas que hacemos y por las que llevamos trabanjo desde que nacimos el 1 de septiembre del 2008.

    Un abrazo
    jose

  • Pepa dice:

    Hola María, hola Jose. Es curioso lo mal que se conoce la realidad de las energías renovables. Entidades tan poco sospechosas de favorecer a estas fuentes como Red Eléctrica de España o el propio Ministerio de Industria llevan mucho tiempo facilitando datos sobre la aportación de las renovables a nuestro suministro energético y, aún así, casi nadie parece conocerlos.

    ¿Cuántas personas saben, por ejemplo, que en 2010 la energía eólica cubrió el 16,6% de la demanda eléctrica en España, permitiendo que el sector eléctrico redujera sus emisiones de CO2 un 26% respecto a 2009? Y si a la eólica le añadimos el resto de las energías renovables, el porcentaje de electricidad cubierto llega casi al 33%. Es decir, bastante más que la nuclear.

    Tampoco sabe mucha gente que en España ya es posible consumir electricidad generada únicamente a partir de fuentes renovables. Yo lo hago en mi casa, y no estoy hablando de que tenga unos paneles FV o un aerogenerador instalados en la azotea. Hay una comercializadora de electricidad (y no me refiero precisamente a Iberdrola) que ofrece kilovatios 100% verdes y quien los certifica es la CNE.

    Si hablamos de economía, la eólica está a puntito de ser totalmente competitiva con las tecnologías convencionales. Y eso sin tener en cuenta los costes ambientales evitados. Si estos se incluyeran en realidad ya serían competitivas otras tecnologías renovables. Por ejemplo, en muchos países africanos y de América Latina ya es más barato instalr solar FV que grupos diésel.

    Creo, además, que los costes de la nuclear son cada vez más inasumibles. ¿Cuánto está costando controlar el infierno desatado en Fukushima? ¿Cuánto costaría reponer sus seis grupos atómicos? ¿Cuánto dinero llevamos invertido en hacer “seguras” las nucleares? ¿Y cuánto en la promesa de la fusión? Cifras astronómicas, infinitamente mayores que todo lo aportado al desarrollo de las renovables.

  • Pedro Bravo dice:

    Gracias Pepa por explicarlo tan claro.

    Abrir un debato nuclear ahora y posicionarse en contra de esa enegría no es ninguna moda ni responde a “un suceso”. Lo de Japón es la demostración de algo de lo que se lleva hablando años, décadas: que la nuclear no es en absoluto la solución. Que no es más limpia ni más segura que las renovables. Obviedades que conocen muy bien los habitantes de la zona afectada ahora como antes los de Chernobil o los de tantos y tantos lugares.

    Pero es que también es una falacia que sea más barata. Pepa ha dado las claves en su último párrafo. Pero hay más: ¿cuánto cuesta hacerse cargo de los residuos radioactivos? Guardarlos, esconderlos, protegerlos para que no se conviertan en un riesgo para la población y el entorno… Claro, eso no se calcula cuando se habla de precio.

    Sigo pensando lo mismo que hace años: las empresa,s como las personas, pueden estar en contra de la energía nuclear. Aunque la usen. También podemos intentar cambiar el sistema político y el económico, hacerlos más justos, más participativos, aunque estemos dentro de ellos.

    En eso estamos.

  • Jumanji dice:

    Por cierto Jose, olvidé poner el link del artículo de las nucleares…
    ¿Os imaginabais por qué no soy nuclear?
    http://jumanjisolar.com/2011/03/imaginabais-por-que-no-soy-nuclear.html

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>