Qué es Diseño Disruptivo

Autor/a: el 28 marzo, 2019

Desde Quiero os invitamos a participar en el curso de  Inmersión en Diseño Disruptivo by Colectivo de Diseño Disruptivo que se celebrará en nuestra oficina de Tetuán (Madrid) durante los primeros fines de semana de abril. Por eso, os ofrecemos un descuento del 40% sobre el precio del curso para veros sí o sí. Accede a través de este enlace.

|

Por: Cristina Yoshida

Con tantos términos utilizados hoy en día en el mundo de la innovación, probablemente ya hayas escuchado sobre diseño y sobre disrupción. Descubre por qué elegimos esos términos para denominar nuestro colectivo de facilitadores del cambio y orientar nuestras acciones hacia la resolución de problemas sociales.

|

Empezando por lo primero: ¿QUÉ ES DISEÑO?

Su importancia radica en el poder que tiene sobre nuestras vidas, relaciones y elecciones; es el guión invisible que guía, limita y orienta nuestra realidad.

¿Ya pensaste cómo surgieron los productos que utilizas, tus servicios favoritos, los ambientes en donde realizas tus actividades, o los sistemas a los que perteneces?

La manera como nuestro espacio de trabajo, por ejemplo, fue diseñado determina cómo colaboramos como equipo, o qué tan productivos podemos ser de acuerdo a nuestras características individuales. Cuando este ambiente es diseñado, esos resultados deben ser intencionales, si no serán solamente condiciones al azar.

Digamos que diseñar es un acto intencional de crear un producto, servicio o sistema que incorpora algún grado de cambio.

|

¿QUÉ ES DISRUPTIVO?

Muchas veces el cambio es necesario, deseado, esperado, pero aún así no sucede. Disrupción es una interrupción en el status quo. Se trata de generar una perturbación con la intención de cambiar un sistema.

Es muy común escuchar de disrupción en el mundo de las startups e innovaciones tecnológicas como un término orientado a capturar un mercado que no estaba atendido antes o hasta mismo crearlo. Sin embargo, nosotros la vemos como una oportunidad para permitir cambios sociales sistémicos y positivos.

|

EL DISEÑO DISRUPTIVO

La premisa principal del Diseño Disruptivo es que podemos generar cambios sociales y medioambientales más profundos al comprender la complejidad de los problemas que buscamos resolver y de las personas con quien queremos trabajar, y ser capaces de absorber esos aprendizajes en el diseño de intervenciones que impulsen esos cambios.

Leyla Acaroglu, fundadora de la Unschool of Disruptive Design, ha sido nuestra sensei en este tema, y lo define así:

“Diseño Disruptivo es la creación de intervenciones intencionales en un sistema preexistente con el objetivo específico de apalancar un resultado más probable a generar un cambio social positivo”.

                                                            Disruptive Design Masterclass de Leyla Acaroglu en México (mayo, 2016)

|

LOS FACILITADORES DEL CAMBIO

El Diseño Disruptivo es para cualquier persona que reconoce que el estado actual o futuro de las cosas no es el más óptimo, justo o sostenible y que está tomando acciones para cambiarlo, no sólo para uno mismo pero también a su alrededor. A esas increíbles personas las consideramos facilitadoras del cambio.

Eso puede suceder desde diferentes perspectivas. Los facilitadores del cambio más conocidos son los que están emprendiendo su proyecto como activistas, a través de una organización sin fines de lucro o una empresa social.

Pero también hay los que buscan desempeñar su papel desde dentro de instituciones más grandes, como el gobierno, la academia o un corporativo — los llamamos intra-emprendedores sociales.

Y finalmente hay los que se dedican a apoyar a emprendedores e intra-emprendedores sociales a desarrollar sus habilidades y sus iniciativas — son personas trabajando desde fundaciones, agencias de fomento, incubadoras, aceleradoras, fondos de inversión, como consultores y facilitadores, entre otros. A esas personas les llamamos actores del ecosistema para la innovación social.

|

MENTALIDADES VS. METODOLOGÍAS

Consideramos que el Diseño Disruptivo no es una metodología sino que es un abordaje para identificar y contribuir a la resolución de problemas sociales y ambientales complejos. Tiene menos que ver con seguir una receta correcta y más con la mentalidad con la cual nos acercamos a una problemática y buscamos cambiar realidades.

Para desarrollar esa mentalidad, nos podemos apoyar en una serie de conocimientos, metodologías y herramientas que, con el tiempo, nos ayudan a construir las competencias para aplicar el Diseño Disruptivo de manera más natural.

|

EL PENSAMIENTO SISTÉMICO

Considerando la definición de Diseño Disruptivo que apenas mencionamos, una de las mentalidades fundamentales que necesitamos para crear “intervenciones intencionales en un sistema preexistente” es el pensamiento sistémico.

El pensamiento sistémico es importante para evitar las famosas y polémicas situaciones en donde a pesar de buenas intenciones, se desarrollan consecuencias no deseadas.

Es el caso de las redes mosquiteras en muchos países de África, distribuidas gratuitamente por agencias de ayuda internacional y gobiernos para combatir la malaria, pero que acabaron sirviendo como redes de pesca, telas para decoración y hasta velos de novia. La distribución gratuita acabó con el poder de producción local de redes mosquiteras, ya que nadie estaba dispuesto a pagar por el producto. Y el uso inadvertido de las redes mosquiteras como redes de pesca en los ríos y mares provocó la destrucción de ecosistemas acuáticos, por el hecho de que estaban químicamente tratadas.

Desarrollar esta mentalidad toma tiempo y mucho ejercicio. El pensamiento sistémico incluye ampliar perspectivas más allá del problema que buscamos resolver o la solución que queremos implementar. Incluye identificar más elementos, considerar que todo está interconectado, buscar las relaciones entre los diferentes elementos, e identificar funciones que estos sistemas están buscando cumplir.

El pensamiento sistémico es fundamental para ganar perspectiva antes de tomar decisiones y hacer intervenciones, y aún así, no nos garantiza predicción ni tampoco control sobre su comportamiento.

La científica, profesora y escritora Donella Meadows explica que la idea de hacer que un sistema complejo haga exactamente lo que deseas solo puede lograrse temporalmente, en el mejor de los casos.

Pero, si somos facilitadores del cambio social, entonces ¿qué nos resta hacer? Según Dana Meadows, no podemos controlar los sistemas ¡pero podemos bailar con ellos!

Entrar en el ritmo del pensamiento sistémico significa, antes de interrumpir un sistema, observar cómo se comporta. Eso nos ayuda a enfocar en hechos, no supuestos. Se trata de estar atento a lo que es importante, no sólo a lo que es cuantificable. Enfocarse en el bien del todo, no sólo de partes. Y, principalmente, celebrar la complejidad.

|

EL PENSAMIENTO DE DISEÑO

En el Diseño Disruptivo, buscamos combinar el pensamiento sistémico con el pensamiento de diseño. Ambas mentalidades tienen mucho en común pero también son bastante complementarias.

Pensar como diseñador significa hacer buenas preguntas, ser empáticos y creativos, y empujarnos a la acción.

La mentalidad del diseñador puede prevenir la parálisis que la complejidad nos puede causar. Mientras que en el pensamiento sistémico tenemos una infinidad de caminos que podemos seguir, el pensamiento de diseño nos ayuda a conectar puntos que generan entendimientos más allá de lo obvio — los insights. Esos entendimientos nos permiten elegir caminos de pensamiento con más oportunidades de intervención. Los insights son base fundamental para hacer buenas preguntas, y con eso poder conducir un proceso creativo basado en lo que realmente importa.

Además, el enfoque cualitativo nos permite profundizar en las motivaciones, necesidades y deseos de las personas. Esta visión es bastante complementaria al pensamiento sistémico, el cuál busca la visión más amplia, al identificar los padrones en el comportamiento de un sistema.

El diseño nos ayuda a enfocarnos en lo qué podemos hacer respecto de todo lo que está pasando, y combinado con el pensamiento sistémico, nos permite diseñar intervenciones sistémicas que contribuyan de manera más significativa a resolver problemas sociales complejos.

Finalmente, pensar como diseñador es un ejercicio constante de optimismo, que nos provoca a no mantenernos sólo en una posición analítica sino que salir a la acción: generar ideas, probarlas, validarlas y seguir en una condición permanente de iteración y aprendizaje.

|

OTRAS MENTALIDADES DEL DISEÑO DISRUPTIVO

Aunque el pensamiento sistémico y de diseño sean fundamentales para el Diseño Disruptivo, siempre estamos buscando incorporar perspectivas complementarias para cumplir con nuestros objetivos.

Por eso, además de la complejidad de los sistemas que nos involucramos como sociedad, el Diseño Disruptivo busca profundizar también en la complejidad interna que tenemos como seres humanos.

Gran parte de los problemas que tenemos como sociedad incluyen el comportamiento como factor clave: de la deserción escolar a la obesidad, de la contaminación ambiental a la corrupción. En todos esos ejemplos, hay muchas intervenciones sistémicas que podemos realizar para contribuir al bien común, pero sin entrar en la motivación de las personas y la manera como toman decisiones es imposible generar cambios concretos.

En este sentido, buscamos siempre reflexionar sobre cómo el diseño de los productos, servicios, ambientes y sistemas puede interferir en el comportamiento de las personas, y a partir de eso entender sus motivaciones y garantizarles una buena experiencia para incentivar cambios positivos de comportamiento.

|

LEER MÁS

Artículo de Leyla Acaroglu: “What is Disruptive Design?” (2016)

Artículo de Donella Meadows: “Dancing with systems” (2001)

Las Mentalidades del Diseño Centrado en las Personas, de Ideo.org

Sigue a las redes del Colectivo de Diseño Disruptivo para más contenido:

Si estás en América Latina y te interesa abrir un Nodo del Colectivo de Diseño Disruptivo en tu ciudad, contáctanos a través del correo colectivo@disenodisruptivo.com

Este artículo fue escrito en colaboración con Diego Del Moral.

Texto original en: Medium, Diseño Disruptivo para el Cambio Social

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *