Querer es poder

Autor/a: el 12 enero, 2012

Un caluroso domingo por la mañana, cien hombres y mujeres se reúnen en Church Street en el centro de Bangalore (India). Vestidos con camisetas blancas, guantes de plástico y pancartas con el lema “Kaam chalu, mooh bandh” (habla menos, trabaja más) se disponen a limpiar una de las calles más importantes de la ciudad. Este grupo se conoce como The Ugly Indian, una organización de  voluntarios cuyo objetivo es limpiar las calles de su ciudad en la India y concienciar a los ciudadanos de que la situación que viven de extrema suciedad puede cambiar.

Esta iniciativa lleva tan solo un año, pero ya cuenta con casi 2.000 voluntarios que a través de la pagina Web de The Ugly Indian y Facebook conocen el proyecto. No buscan financiación ni buscan tener un local,  ya que  aseguran que su trabajo reside en las calles.

El esfuerzo que realizan es apreciado por los comerciantes locales. Uno de ellos, dueño de un comercio, cuenta desde su experiencia cómo, antes de que  el grupo de voluntarios llegara, la entrada de su local se había convertido en un lugar donde orinar, tirar la basura y  un punto de encuentro de traficantes de drogas. Fueron 7 días de duro y cansado trabajo y una financiación de 500Rs (10 euros). Ahora este comerciante disfruta de la transformación del lugar que no sólo está limpio sino que se ha convertido en un lugar seguro.

Desde Greenpeace nos informan de que cada año países desarrollados como Estados Unidos y el Reino Unido, envían a India  más de 50.000 toneladas de su basura, parte de ella camuflada como donaciones o tecnología que al final van a parar a los ya conocidos cementerios tecnológicos. En The Ugly Indian.com se hacen la pregunta del por qué de esta situación. ¿El sistema funciona mal?, ¿tenemos gobernantes corruptos?, ¿las personas carecen de educación?, o ¿es que los Indios toleran una cantidad ingente de suciedad? La razón aún no la sabemos pero  The Ugly Indian sabe que no hay que esperar a encontrar la respuesta sino actuar y solucionar el problema entre todos.  Es un alivio saber que con voluntad y cooperación todo puede cambiar.

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *