Querer

Autor/a: el 6 julio, 2009

Cuando creamos este blog uno de las decisiones que tomamos en cuanto a su línea de contenido era evitar cualquier tipo de vinculación con la empresa quiero salvar el mundo haciendo marketing, promotora de este espacio. Pero si me gustaría compartir una reflexión sobre un encuentro que tuvimos la semana pasada con una gran organización. Obvio nombre y contexto.

 

Después de un tiempo conversando sobre el mundo de la responsabilidad social corporativa y el rol de las empresas en la creación de un mundo mejor nos topamos con el “querer”. No en términos de amor, sino en términos de motor, de convicción, quizás no ande lejos del Amor.

¿Cuantas empresas aplican la responsabilidad social corporativa porque de verdad quieren construir un mundo mejor?. Puede que la respuesta de igual, porque hasta cierto punto lo importante es hacer cosas, avanzar en la construcción de espacios y relaciones coherentes. Cierto, los motores no tienen que ser los mismos para todos, obviamente no estamos hablando del famoso greenwash, sino de  hecho y actos formales aplicados a la RSC. Comites, excel, intangibles, triple cuenta de resultados, auditorias,plan director, trasparencia… Todo esto está bien y por supuesto es necesario. ¿Pero, es todo?

Soy de la opinión que aunque el mundo empresarial tiene que avanzar en la dirección que nos guía la RSC, de lo contrario no habrá mundo empresarial, debe hacerlo promoviendo la convicción, el convencimiento y el querer en todo ello. De lo contrario, cuando se presente la tentación en forma de avaricia, codicia o la lujuria del poder no podremos recurrir a algo tan sencillo como los valores.

¿Qué presidente está dispuesto a que la empresa que lidera baje en bolsa por una decisión basada en valores?. Esto no quiere decir que la responsabilidad social de las organizaciones atente contra los beneficios, sino que aveces el demonio aparece al final de un cuatrimestre.

Construir la ventaja competitiva de una empresa en “querer” puede sonar ridículo. Pero quien iba a decir hace unos años que el valor de una compañía estaría en sus intangibles, aveces llamado “Marcas”.

Compartir

 

2 comentarios

  • Maru dice:

    Si te pones a pensarlo, el saber que una sola compañía puede tener más poder de destrucción que todas las buenas acciones ecológicas o de sostenibilidad de cientos de personas, ciertamente le quita fuerza al impulso de hacer las cosas bien/responsablemente 🙁

  • No estoy seguro si le quita fuerza. Reconozco que puede parecer aveces un esfuerzo inutil. Pero eso no quiere decir que pierda valor o importancia. Todos nosotros tenemos nuestro pequeño o grande ámbito de responsabilidad y creo que debemos ejercerla.

    Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas dijo en una ocasión “quien tiene el poder tiene la responsabilidad”. Cada uno tenemos nuestra parcela de poder y sobre ella debemos actuar eso nos permite exigir y a la vez sentirnos orgullosos de nuestros pasos

  • Deja tu comentario

    Nos interesa tu opinión
    Escribe un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *