Sirvamos de ejemplo

Autor/a: el 30 mayo, 2011

 

Volviendo en el coche escuchando la radio, oigo la noticia que en la Plaza de Cataluña de Barcelona, hay 60 heridos por un desalojo de los Mossos.

Nada más subir pongo el televisor y salen las imágenes. No doy crédito a lo que veo.

Los manifestantes, sin oponer ningún tipo de resistencia son desalojados a porrazos. Produciéndoles heridas, sangre y golpes que con verlos, duelen. ¿Como puede pasar esto en un momento donde esta surgiendo una nueva conciencia y un sentimiento de empatía común? No lo entiendo.

Pienso que no quiero optar por el fácil sentimiento que nace; Impotencia y odio hacia los agentes de seguridad. Dicen que el desalojo es debido a dos razones: desalojo por higiene, ya que se necesita limpiar la plaza y desalojo por el daño financiero que están causando a todos los pequeños negocios de alrededor.

Los comerciantes les piden que, por favor, se vayan, ya son varias semanas ocupando y están perdiendo mucho dinero, poniendo en riesgo sus negocios. Los indignados hacen caso omiso, no quieren moverse. ¿Y si en vez de la policía, ante la negativa de los indignados a irse, salieran los comerciantes a darse de palos por impedir que sus negocios sigan adelante? Al fin y al cabo no podríamos quitarles el derecho a luchar por los suyo. Mi libertad termina donde comienza la del otro.

Aún así, vuelvo a pensar en las imágenes y me vuelve ese sentimiento que te encoje el alma al ver a las fuerzas de seguridad de tu país que arremeten a palazos, balas de goma y sin compasión, a todo el que lucha por un mundo mejor. Sigo sin entender.

Recordemos que mañana hay fútbol. Y quizás sea estala razón de este “ataque avisado”. El Barcelona puede conquistar en Wembley, su cuarta Champion, y serían miles las personas que saldrán a la calle a celebrarlo siendo la plaza de Cataluña el lugar mítico de celebración.

No se aún qué pensar. Solo sé que deberíamos evitar que esto suceda en Madrid y más partes de España, no nos enfrentemos. Tenemos una solución, dura pero factible, cambiar el lugar de la manifestación de forma pacífica, demostrar con nuestro ejemplo que respetamos el daño que afecta a los comerciantes y ubicarnos en otro lugar. No podemos pedir un mundo justo donde se protejan los derechos del individuo si no somos nosotros los que lo hacemos primero.

No sé si dejar de creer en el sistema, o “creer” que en ocasiones esta violencia tiene como fin evitar una situación peor.

No sé si pensar que las cosas no son tan fáciles como parecen, o me quedo con lo que veo en la televisión.

No podemos estar en posesión de la verdad aún teniendo como objetivo cambiar el mundo, por que la posesión de la verdad hace que no toleremos al resto.

Se ha de buscar una solución reivindicativa y efectiva, no esperar a que pase lo que no ha de pasar. No repitamos errores. Movilicémonos a un lugar donde sepamos que no perjudicamos a quienes también luchan por lo mismo. Movernos del lugar no es perder, es respetar las leyes que protegen a otros individuos sin quitarnos nosotros la libertad de manifestación y restructuración del sistema. Busquemos un punto de equilibrio por y para todos. Al fin y al cabo, a veces el problema no es del sistema sino de las personas que lo forman.

¿Acaso lo que queremos es ir en contra de las leyes y enfrentarnos al sistema que tanto tiempo ha costado construir, en vez de mejorarlo? Nadie dijo que hacer evolucionar el sistema fuera ser fácil pero prediquemos con el ejemplo y que no se quede solo en palabras. Es el momento de comenzar a demostrar el cambio del que tanto hablamos, la nueva conciencia, la otra forma de hacer las cosas….Hemos de pensar y mucho.

Lo único que tengo seguro es que; “Ante NADA tolero la violencia”.

 

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *