Vivo en un lugar que llaman Europa.

Autor/a: el 13 febrero, 2012

En 1988 pasé tres meses en Inglaterra trabajando en el campo recogiendo fresas, frambuesas y moras. En aquel campo de trabajo conviviamos gente de muchas nacionalidades y por nuestra forma de trabajar se notaba los que necesitabamos el dinero para aprender inglés sin gastarnos un duro o los que necesitaban a los ingleses porque no tenían un duro. Recuerdo que todos los jueves había una fiesta que servía para dar la bienvenida, la despedida o vamos a dar un paseo. Y recuerdo, que de las muchas nacionalidades que había, los que más me llamaban la atención eran los yugoslavos. Por aquella época yo jugaba al baloncesto y los yugoslavos eran referente en aquel momento a nivel mundial, llegamos a alquilar una campo de baloncesto y echamos un partido entre españoles y yugoslavos, perdimos.

Me sorprendió lo similares que eramos por rasgos, caracter y sentido del humor. Y ese pensamiento me explotó en la cara en abril del 92 cuando se inició la guerra en Yugoslavia, muchas veces he pensado en aquella gente que conocí, nunca supe que fue de ellos, ni siquiera se si eran bosnios o serbios. Años después tuve la oportunidad de recorrer en moto aquel paisaje y vi mucha gente rota y mucha gente con el mismo sentido de humor que nosotros.

Ayer veía las imágenes de las manifestaciones en Grecia, nunca he estado en Grecia, y veía gente como nosotros, veía gente como aquellos yugoslavos que ya no son yugoslavos. Que lejos vemos Grecia, que lejos  nos vemos todos en nuestra supervivencia. Quizás el euro se esté comiendo Europa como Saturno se comió a su hijo, o quizás Europa ha sido raptada por nosotros, sus hijos.

 

Compartir

 

0 comentarios

Deja tu comentario

Nos interesa tu opinión
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *